9 jun. 2016

Pastel de queso, nata y caramelo salado. Y fotos en el trigal

Junio es un buen mes!! es el mes del pistoletazo de salida del verano. Pero también es un mes agónico de esos que parece que no pasen nunca. 

Ellos ya están cansados del colegio, de la rutina, de exámenes y proyectos. 

Cuando yo era pequeña no vivíamos esa ansiedad, que a mi parecer les hemos pasado nosotros a nuestros pequeños!!

No recuerdo vivirlo como el sprin final de algo. Bueno el único tirón final que recuerdo es el que dábamos cada año mis hermanas y yo gracias a unas convenientes anginas, jiji



Ahora los pobres, entre acabar los exámenes, decidir a que casal o a que colonias ir, preparar las cosas para el próximo curso (que ya será cuarto!!), creo que todo eso les crea ansiedad y por eso también me decía Adrià el otro día, que estaba cansado y que necesitaba descansar. Me dio que pensar!!

Realmente es lo que quiero para mis hijos?? Por favor, si solo tienen ocho años!! A su edad yo solo pensaba en la cantidad de helados que me iba a comer, las veces que iba a poder saltar de espaldas a la piscina y cuantas costras iba a poder lucir en mis rodillas. 



Me ha dado que pensar, y mucho. 

Este verano voy a intentar pensar más como un niño!!


Nada de planificarles las vacaciones!!! Sencillamente voy a dejarles disfrutar como lo que son!! y que puedan cargar las pilas el máximo posible, no solo de energías si no también de emociones y nuevas experiencias!!. 

Y para compensar la chapa que os he dado, os dejo una receta para endulzaros el fin de semana!



PASTEL DE QUESO, NATA Y CARAMELO SALADO

Ingredientes: 

Para la base: 

- 300 gr de galletas tipo digestive. 
- 90 gr de mantequilla derretida. 

Para la crema de queso: 

- 800 gr de queso tipo Philadelphia
- 175 gr de azúcar moreno 
- 4 huevos 
- una pizca de sal 
- una cucharadita de extracto de vainilla

Para el copete de nata: 

- 500 gr de nata líquida 35% 
- 2 cucharadas azúcar glas

Para el caramelo líquido: 

- 160 gr de azúcar
- 60 gr. de mantequilla
- 2 gr de escatas de sal ahumada 
- 120 gr  de nata 





Preparación de la base: 


Engrasamos el molde y ponemos papel de hornear en el fondo del mismo. El exterior de molde se tiene que cubrir con papel film  concienzudamente ya que lo pondremos al baño María. 

Precalentamos el horno a 160 grados. 

Ponemos una olla de agua a hervir. 

Molemos las galletas con la batidora o si no tenéis con la mano del mortero (metemos las galletas en una bolsa de congelar). Mezclamos las galletas y la mantequilla derretida. 

Disponemos la mezcla en el molde previamente engrasado y lo apretamos con los dedos o una cuchara para que quede cubierto todo el fondo y los laterales. Lo llevamos a la nevera durante una hora. 

Mientras tanto preparamos nuestra crema. Mezclamos bien el queso tipo Philadelphia con el azúcar moreno. Vamos añadiendo los huevos de uno a uno y seguimos mezclando. Añadimos la sal y la vainilla y seguimos mezclando hasta que tengamos una masa homogénea. 

Vertimos la crema en la base de galletas, vigilando que no llegue al borde, ya que al cocerse sube. 

En la bandeja del horno echamos agua hirviendo y ponemos nuestro pastel. El agua tiene que llegar más o menos a la mitad de nuestro molde.

Hornear durante una hora y media, siempre dependiendo de nuestro horno! Una vez cocido, haciendo la prueba del palillo, lo retiramos del horno y lo dejamos reposar como mínimo seis horas. Normalmente es mejor hacerlo de un día para otro. 



Para el caramelo saldado: 

Ponemos el azúcar a fuego lento en un cazo y dejamos que se deshaga convirtiéndose en un caramelo de color oscuro. 

Cuando lo tengamos preparado, añadimos la mantequilla previamente cortada en cubitos y la sal. Mezclamos bien. 

Incorporamos la nata a temperatura ambiente poco a poco, mezclando con una espátula de silicona hasta que esté totalmente ligado. 

La conservaremos en un bote de cristal para que se enfríe y espese. 

Para la nata: 

Para que la nata monte bien hay dos cosas importantes: una es que la materia grasa sea de más de 35% y dos que esté bien fría. 

Para eso, y antes de montarla, la dejo en el congelador unos quince minutos antes de usarla. Y a continuación llenó un recipiente con agua fría y cubitos de hielo. Dentro de ese recipiente pongo el bol donde voy a batir la nata. Así me aseguro que está muy fría. 

Añadirle azúcar glas al gusto. 

Y ahora ya solo queda montar el pastel. Y como no de cruzar los dedos para que os dejen hacer una foto, porqué os aseguro que volará. 


Espero que os guste!! 



2 comentarios:

  1. Hay que disfrutar el momento! Pocas fotos de los trigales veo...y muchas calorías! Así no se puede! ���� Oli&Moli (Moli)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja, yo no veo calorías, yo veo lorzas directamente!!!

      Eliminar

Gracias por dejar tu comentario. Gracias a ti todavía estoy aquí!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...