13 jul. 2016

De atardeceres, girasoles y balas de paja. Melocotones al horno con crema de mascarpone.

 Ya hace una semana que los niños tienen vacaciones.

 Esta frase conlleva muchas cosas buenas. Te relajas con los horarios, se acaban los madrugones indecentes y una de las mejores es poder disfrutar muchísimo más los fines de semana. Es lo que tiene ser padres trabajadores.

Pero que los días se vuelvan lentos y sin prisas es de mis cosas preferidas. Yo nací para slow, aunque siempre vaya corriendo de un lado para otro. 

Así que ahora los aprovechamos al máximo.

El sábado pasado y muy a pesar de mi espíritu de contradicción, no pudimos evitarlo. Fue verlo y parar el coche. 

Uno de los campos de girasoles más bonitos que había visto nunca, un lujo al alcance de la mano. A cuatro minutos de casa. 



Me encantan mis retiros de fin de semana, pero una de las cosas que más me gusta es que mis hijos están descubriendo cosas que en la ciudad es imposible. 

De donde viene el aceite, como es un tractor, ver ovejas y cabras en mitad de la calle ... son cosas que no tienen precio.



Otra de las cosas que no tienen precio son los productos de proximidad. Los productores locales suelen tener una pequeña tienda o colmado donde venden sus productos. 

Estos melocotones se los compramos cada año a una pareja de ancianos que venden sus frutas (melocotones, ciruelas, nectarinas y albaricoques) en un local que tienen en el pueblecito de l'Armentera. Son pura miel. 



Cuando hace una semana vimos que ya tenían abierto (solo abren cuando es la temporada de fruta) pasamos enseguida a llevarnos unos cuantos. 

Y a mi solo se me pasaba por la cabeza la imagen de unos melocotones al horno que había visto hacía muchísimo tiempo. Y claro, esto es lo que pasa cuando se le mete a una mujer una idea en la cabeza ...

INGREDIENTES (para seis personas):

- 3 melocotones 
- mantequilla 
- 500 gr de mascarpone
- azúcar glas
- extracto de vainilla 
- almendras crudas laminadas
- miel 



Precalentamos el horno a 200 grados. 

Lavar bien los melocotones y cortar por la mitad siguiendo la forma de la fruta. 

Quitar el hueso y si el hueco que queda es demasiado pequeño, hacerlo un poquito más grande con un sacabocados (como yo no tenía, lo hice con una cuchara de helado!). 

Ponemos los melocotones en la bandeja del horno y le ponemos un taquito de mantequilla en el agujero dejado por el hueso. 

Lo llevamos al horno durante 15 minutos. 

Mientras tanto freímos a fuego lento las almendras laminadas, en una sartén con un poquito de aceite.  Reservamos en un papel absorbente. 

Para preparar la crema de mascarpone, batimos un poco el queso y aprovechamos para mezclarlo con el azúcar las (al gusto, yo le puse dos cucharadas) y con una cucharada de extracto de vainilla, si tenéis, sino, no pasa nada. 

Una vez tenemos los melocotones dorados, los sacamos del horno y  le ponemos una o dos cucharadas de crema, un chorrito de miel y unas almendras tostadas. 

Os aviso, es de los postres más deliciosos que he probado nunca!!



Y aunque no lo creáis al final en mi galería de Instagram ha aparecido la "bala de paja". Si lo se, soy débil!! pero claro si las tienes a la puerta de casa ...

En mi galería no solo está la bala y los girasoles, sino también la historia del nombre de esta aventura. 

Y es que parece mentira que no la hubiese contado nunca. Han tenido que venir cuatro de las más divertidas cuentas de Ig para obligarme a ello. 

Hasta el día 17 de julio tenéis tiempo para explicar vuestra historia bajo el hastag creado por  @camparinagreen  @oliandmoli  @vicavp  @mejorconcafe

Bajo la etiqueta #quescondetunombre podréis leer el porqué de los nombres de las cuentas de instagram. 






Y ahora a seguir disfrutando del verano.

4 comentarios:

  1. Qué bonitas las fotos !!!!!!!!! De verdad cuántas cosas transmiten y todas buenas , la receta .... Para comérsela !!! Jaja que rica me la apunto

    ResponderEliminar
  2. Inés, mira que a mi la fruta al horno nunca me ha gustado demasiado, pero este postre tengo que hacerlo sí o sí!! Y ahora que quería empezar a cuidarme...ohhh... Coincido 100% con el comentario anterior: las fotos son increíbles!!! Pero porqué cuando yo quiero que me saquen una foto agarrando algo con las manos no salgo así como tu ni de coña...Algún tip please????

    ResponderEliminar
  3. Esos melocotones los pruebo seguro, me suelen traer alguna barquilla de Fraga: superaromáticos y dulces que duran bastante en un lugar fresco sin nevera.
    También yo he disfrutado y acabo de regresar de un destino rural con campos de girasoles y de trigos que están siendo cosechados y las pacas o balas, cuadradas o redondas que tanto evocan la vida natural.
    Preciosas fotografías!

    ResponderEliminar
  4. Inés, me tienes enamorada, con tus fotos, tus recetas y todo el entorno que te rodea, que sitio más bonito para pasar los fines de semana, no me extraña que os escapeis cada dos por tres!!! Un abrazo.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario. Gracias a ti todavía estoy aquí!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...