15 nov. 2017

Debilidad. Pastel de chocolate y queso.

Desde muy joven me ha gustado viajar. 

Siempre he sido una persona muy independiente, y algo cabezona también. 

Cuando con 16 años decidí que ya podía viajar sola por el mundo todo mi ímpetu juvenil lo dediqué a buscar trabajo, algo que me dejara ganar dinero para no tener que depender de mis padres. 








Mis  primeros trabajos remunerados fueron dar clases a niños más pequeños y hacer de canguro. 

Recuerdo aquel bebé al que estuve cuidando y que gracias a su madre me fui por primera vez de intercambio a Francia. 

Me levantaba cada día a las cuatro de la mañana, para que su madre que era enfermera pudiera ir a trabajar. Era madre soltera, trabajadora,  con un bebé y sin familia que la ayudara. En aquel momento tal vez yo no era muy consciente de todo lo que ello significaba. Pero visto hoy, como madre, solo puedo decir que la admiro profundamente.  





Luego, los canguros se quedaban cortos y busqué un trabajo más serio, pero que me permitiera seguir estudiando. 

Ese fue el momento definitivo en que el chocolate entró definitivamente en mi vida para quedarse. 




Claro que en mi casa habían chocolate Valor de almendras y nociva... pero fue entrar a trabajar en una pastelería y abrí los ojos definitivamente. Entrar en aquel negocio me descubrió un mundo con el que ni siquiera había soñado. 

Bombones, sacher, saras de chocolate, muffins, magdalenas, trufas, coulant, mousse, souflé.....

Desde entonces mi relación con el chocolate es de un amor eterno!!


Cada vez que preparo este pastel, me acuerdo mucho de aquellos días. 



Pastel de chocolate y queso frío. 

Ingredientes para la base: 

3/4 paquete de galletas digestive
80 gr de mantequilla 
1 cucharada de cacao en polvo 

Ingredientes para el relleno: 

1 tableta de chocolate para deshacer 
500 ml de nata líquida
300 gr de queso crema (tipo Philadelphia)
75 gr de azúcar 
100 ml de leche
2 sobres de cuajada 


Trituramos las galletas y derretimos la mantequilla en el microondas. 

En un bol mezclamos estos dos ingredientes más la cucharada de cacao. Lo mezclamos bien hasta que nos quede la consistencia de la arena mojada. 

Cubrimos el fondo de nuestro molde con la mezcla y lo apretamos con una cuchara para que quede compacta. Lo llevamos a la nevera mientras preparamos el relleno. 


En un cazo ponemos a hervir la nata, la mitad de la leche, y el azúcar. Cuando esté caliente añadimos el chocolate troceado y lo removemos hasta que se deshaga. 

Ahora añadiremos el queso crema, previamente batido para que no queden grumos. Batimos bien el queso en el cazo hasta que la mezcla quede homogénea. 

En el resto de leche que nos ha quedado verteremos los dos sobres de cuajada y removeremos bien. Lo añadimos al cazo y lo dejamos hervir unos tres minutos, sin dejar de remover.

Sacamos el molde de la nevera y con cuidado vertemos el relleno sobre la base de galletas. Lo dejamos enfriar y luego lo volvemos a llevar al frigorífico. 

Lo ideal es hacerlo de un día para otro, para que esté bien cuajado. Además, si tienes invitados, no puede haber mejor opción!!



Espero que os guste!


8 nov. 2017

Y volver ... Pastel de manzanas con queso de cabra, colaboración CharHadas...


Así hasta el infinito. Y es que han pasado tantas cosas desde la última vez que publiqué en el blog, que no se ni por donde empezar. 

Este ultimo trimestre del año está lleno de planes emocionantes y colaboraciones con gente bonita. 


Una de las más importantes ha sido la nueva celebración del Atelier-Bistrot. Esta vez y junto a Marta, que me ha ayudado a dar el salto y salir de mi zona de confort, lo he celebrado en Ginebra. En breve, publicaré el post donde os lo contaré todo. 












También hemos celebrado el décimo cumpleaños de Marc y Adrià. Y es que diez años no se cumplen todos los días. Siempre es un lujo  celebrarlo acompañados de familia y amigos. Son de esos días agotadores pero que te vas a dormir con la sonrisa en la cara!










Una de las colaboraciones más especiales de este año ha sido con la revista CharHadas. Cuando Carmen   se puso en contacto conmigo para saber si me apetecía realizar una sesión de fotos y una entrevista para su revista no lo dudé ni un solo segundo.

Preparé tres recetas diferentes, y pasamos una mañana genial con Màrius y los niños, haciéndonos fotos y riendo mucho. 

Desde aquí quiero dar las gracias a todas las personas que colaboraron en esa sesión: 

Carla de La Tortuguita Blanca que siempre me ayuda muchísimo con la papelería. 
Mary de Esbolic que con sus textiles le dieron color a la sesión. 
Glòria de Pols Ceràmic que cada vez me enamora más con sus platos, boles, jarrones, jarras ... y así hasta el infinito!!
Mònica de Bons Focs que con sus panes cualquier comida es un manjar. Ojalá el olor traspasara la pantalla. 
Y por último a Oli de Ventalló que siempre nos apoyan en cualquier evento. 







Ésta es una de las recetas que se publicó en la revista y algunas de las fotos que ilustran la misma. 















PASTEL DE MANZANA CON QUESO DE CABRA Y CARAMELO SALADO 

Ingredientes (para un molde de 20 cm) 

160 gr. harina 
8 gr levadura en polvo 
3 gr. bicarbonato 
3 gr. sal 
125 ml de aceite de girasol 
125 gr de azúcar normal 
125 gr de azúcar moreno 
2 huevos grandes 
Una cucharada de extracto de vainilla 
125 gr. de crema agria 
1 manzana dulce 










Elaboración: 

Precalentamos el horno a 180 grados. 

En un bol tamizamos los ingredientes en polvo: harina, levadura, bicarbonato y sal. Lo reservamos. 

Pelamos y picamos la manzana a cubitos pequeños. 

En otro bol grande mezclamos con la batidora el azúcar moreno, el blanco y el aceite. Añadimos un huevo, batimos bien, y añadimos el siguiente y volvemos a batir. Ahora le toca a la vainilla. 

Incorporamos la crema agria y a continuación en dos tandas los ingredientes secos. Bajamos la potencia de la batidora y añadimos la manzana troceada. 

Engrasamos y enharinamos nuestro molde y le añadimos la mezcla. 

Horneamos durante 40 minutos y pinchamos con un palillo en el centro para comprobar que salga limpio. 

Sacamos del horno y dejamos entibiar en el molde. Lo dejaremos enfriar totalmente desmoldado en la rejilla. 

Dependiendo de los pisos que queráis que tenga el pastel tendréis que repetir esta operación. En mi caso fueron tres veces. 










Para la crema de queso: (relleno y cobertura de tres pisos) 

2 rodajas queso de cabra a temperatura ambiente 
400 gr de queso de untar a temperatura ambiente 
100 gr. de mantequilla a temperatura ambiente 
200 gr. de azúcar glas 

Le quitamos la corteza al queso de cabra y lo chafamos con un tenedor lo máximo que podamos para que no queden grumos. 

Lo ponemos en un bol junto con el queso de untar, la mantequilla y la mitad del azúcar. Batimos a conciencia con la batidora. Ahora toca probarlo y añadir más azúcar a nuestro gusto. Puede ser todo lo dulce que quieras, pero piensa que ya de por si el bizcocho con la manzana ya lo es. 

Reservamos nuestra crema en la nevera. 












Caramelo salado 

Ingredientes para medio litro 

350 gr de nata liquida 
300 gr de azúcar 
100 gr de mantequilla 
Una cucharadita de sal 

Elaboración : 

Ponemos la nata en un cazo y la llevamos a ebullición. Reservamos. 

En otro cazo ponemos la mantequilla y el azúcar y a fuego suave y sin dejar de remover se irá formando el caramelo. Hay que ir con cuidado porque puede salpicar y quema muchísimo. 

Cuando empieza a espesar veremos que podemos hacer ondas con la cuchara de madera y no desaparecen enseguida. 

Agregamos la sal y la nata con muchísimo cuidado, ya que crear un burbujeo muy fuerte. Hay que añadirlos poco a poco y con el cazo lejos del fuego. 
Volvemos a llevar el cazo al fuego medio, y aunque parece que haya momentos que el caramelo haya cristalizado, hay que seguir removiendo. Cuando esté totalmente ligado hay que dejarlo cinco minutos más en el fuego intentando que el fuego esté al máximo pero sin llegar a ebullición. 

Lo dejamos entibiar y lo pasamos a un bote de cristal para llevar a la nevera. Podemos usarla tanto en frío, quedará como una crema para untar, o bien en caliente que quedará líquida y perfecta para derramar por encima de nuestra tarta. Dura un par de meses en la nevera, aunque dudo que os dure tanto tiempo. 







MONTAJE DE LA TARTA 

Cogemos los tres bizcochos y le cortamos la parte superior para que queden igualados. Si tienes una lira será ideal ya que quedarán perfectos. 

Sacamos nuestra crema de queso. Un bizcocho, una capa de crema, un bizcocho una capa de crema. 

Cuando pongamos el bizcocho superior le pondremos una buena capa en la superficie y con la crema que nos sobre nivelamos los pisos, no ha de quedar perfecto, es un estilo más bien rústico. La dejamos enfriar un rato en la nevera. 

Antes de servir, vertemos el caramelo líquido por los bordes y la decoramos.







Espero que os guste!










5 sept. 2017

La vuelta a casa de una manera más dulce. Pastel de higos y mascarpone.

Ni tiempo de pensarlo y ya se han acabado las vacaciones. 

Este año han sido unas vacaciones especiales. Nuestro viaje a Escocia ha sido lo que necesitábamos. Viajar con un niño que tiene necesidades especiales no es nada fácil. Y menos un lugar como las Higlands donde todo es montaña y naturaleza. Pero Marc se ha portado como un campeón y hemos podido disfrutarlo muchísimo. Pero bueno esa es otra historia que espero poder contaros más adelante. 

Hoy vengo a endulzaros la vuelta.  

Cuando esta última semana de vacaciones mi marido se quejaba de que casi no había encendido el horno, tenía razón.

No se porqué pero este año ha sido un verano de desconexión total. No solamente en la cocina!! Tenía todo el mes planificado: contenidos para el blog, fotografía, nuevos proyectos ... y en eso se ha quedado en planificación porque no he hecho nada. 

Eso sí, creo que este ha sido el primera año que he descansado de verdad. Porque yo no se a vosotros, pero lo que me cuesta a mi cambiar de mentalidad y ser capaz de estar sentada sin hacer nada, me cuesta un mundo!!

Pues lo que os contaba, que me lío !!

Poco apetece encender el horno en verano. Así que cuando me piden algo de postre intento tirar de elaboraciones sencillas y si puede ser que con llevar a la nevera sea suficiente. 




Pastel de mascarpone, higos, miel y almendras.

Ingredientes: 

1/2 paquete de galletas tipo digestive (ese puntito salado me encanta)
2 cucharadas de mantequilla
2 paquetes de queso mascarpone (400 gr) a temperatura ambiente
pasta de vainilla 
azúcar glas
pimienta negra 
miel 
higos 
almendras laminadas. 

Las medidas las varío dependiendo del molde y de las personas que hay para comer. Pensad que es un postre consistente y que da para mucho.

Forramos nuestro molde con papel de cocina. Piensa que es un paso indispensable a no ser que el molde se pueda desmontar. 

Ponemos la mantequilla en un bol y llevamos al microondas para que se deshaga. Vigilad, es mejor poner el micro varias veces durante poco tiempo, si no la mantequilla suele "explotar" y lo deja todo hecho un desastre. Os lo digo por experiencia!!

Por otro lado picamos las galletas en el robot de cocina, para que queden hechas polvo. Si no tienes robot ni nada por el estilo, solo tienes que ponerlas en una bolsas y desestresarte dándole con la maza del mortero. 

Mezclamos las galletas molidas y la mantequilla deshecha hasta que tengamos la textura de la arena de la playa. 

Lo disponemos en el molde y lo llevamos al congelador. 

Ponemos el mascarpone en un bol y lo batimos hasta que quede una crema suave. Añadimos una cucharadita de pasta de vainilla y una pizca de pimienta negra molida. 

Volvemos a batir.

Llega el momento de añadir el azúcar glas. Aquí tendrá mucho que ver vuestro gusto por el dulce. En casa no nos gusta demasiado empalagoso y por eso le añado unas tres cucharadas colmadas. Probad, si os gusta más dulce es cuestión de añadir un poco más. 

Lo volvemos a batir y lo añadimos a nuestro molde por encima de la capa de galletas. Lo nivelamos para que quede bonito, y lo volvemos a llevar a la nevera. 

Freímos a fuego bajo en una sartén las almendras con un poquito de aceite. Hay que vigilarlo constantemente para que no se quemen. 

Normalmente este pastel lo hago de un día para otro. Por lo tanto, antes de servir, lavamos y cortamos los higos y los disponemos encima del pastel. Lo rociamos con un buen chorro de miel y espolvoreamos las almendras por encima. 

Espero que os guste!!

11 jul. 2017

Tarta de pera. Cuando la brisa mece la cortina y las flores secas inundan la casa

Recuerdo los dulces que se hacían en casa de mi abuela. Porqué mi madre cocinaba muy bien, pero nunca le gustó la repostería.

De  la cocina de mi abuela salían rosquillas, pestiños, flores ...

Conforme fue creciendo mis gustos cambiaron. Durante tres años trabajé en una pastelería para sacarme unos dinerillos.

Y fue cuando empezó mi devoción por el chocolate, la nata, la crema ... y de eso a los pasteles más sofisticados.

Pero desde hace un tiempo solo me apetece probar cosas nuevas, volver un poco a las raíces. Frutas, frutos secos, hortalizas ... 

Supongo que cada vez simplificamos más nuestras vidas y buscamos cosas menos elaboradas. Y sobre todo con productos de temporada, nada de tener que ir peregrinando de tienda en tienda buscando un ingrediente que ni siquiera sabes como se pronuncia 





Ingredientes para la base: 

160 gr de harina 
120 gr de mantequilla fría 
60 ml de suero de leche (leche y limón)
1/2 cucharadita de sal 

Para empezar prepararemos nuestro suero de leche, ya que no suelo comprarlo nunca. 

Ponemos nuestros 60 gr de leche y le añadimos dos cucharaditas de zumo de limón. Mezclamos y lo dejamos reposar diez minutos. La leche se cortará y creará grumos. 

En un bol aparte mezclamos la harina con la mantequilla y la sal. desmenuzamos y ligamos la mezcla, hasta que la masa quede unida. Le vamos añadiendo poco a poco el suero de leche, cucharada a cucharada, hasta que consigamos una masa ligada. Es posible que no necesitemos todo el suero. 

Pasamos la masa a una superficie enharinada y la amasamos durante un par de minutos. La entendemos con el rodillo y la colocamos en nuestro molde con mucho cuidado ya que es muy frágil. Si se rompe, la podemos recomponer cuando ya esté colocada en el molde. 

La cubrimos con film y la llevamos a la nevera durante mínimo media hora y si queréis hasta el día siguiente. 







Ingredientes para el relleno: 

120 gr de mantequilla a temperatura ambiente
140 gr de azúcar moreno
180 gr de almendra en polvo
2 huevos + 1 yema 
2 cucharaditas de extracto de vainilla
1/2 cucharadita de sal 
3 peras cortadas en rodajas finas
caramelo salado (o caramelo normal, lo que tengas en casa)

Precalentamos el horno a 180 grados. 

En un bol batimos la mantequilla y el azúcar moreno hsta que esté esponjosa. 

Añadimos los huevos de uno en uno, batiendo bien hasta que esté totalmente integrado, entonces añadimos el siguiente. Incorporamos también el extracto de vainilla.

Añadimos la almendra en polvo y la sal. Mezclamos y reservamos. 

Lavamos y cortamos nuestras peras en rodajas de dos centímetros de grosor y las llevamos a una sartén con una cucharada de mantequilla. Las pasamos durante dos minutos, ya que no deben quedar demasiado blandas. Le añadimos un par de cucharadas de caramelo y apagamos el fuego. 

Sacamos nuestra base de la nevera y extendemos el relleno. Colocamos las peras como más nos guste y le ponemos por encima el líquido que nos ha quedado de cocer las peras. 

Lo llevamos al horno durante unos 40 minutos, o hasta que la superficie esté dorada. 

Lo dejamos enfriar y lo servimos con el top ping de galletas y helado de vainilla. 





No me he olvidado del topping de galletas!! 

Ingredientes: 

5 galletas digestive
1 cucharada de mantequilla
2 puñados de avellanas 
caramelo salado. 

Estos ingredientes son un poco a ojo, ya que varía según los invitados que tengas, o de lo golosos que sean es casa. El caso es que nunca sobra!

En una sartén calentamos la mantequilla, mientras en un mortero reducimos a migas las galletas. No hace falta que sean perfectas, es bueno que queden trozos del tamaño de un guisante. 

Añadimos las galletas machacadas a la sartén y las dejamos dorar. Añadimos las avellanas (algunas partidas, otras enteras). Las dejamos dorar unos tres o cuatro minutos, removiendo para que no se peguen. 

Ahora le tiramos un poquito de caramelo... y ya tenéis el topping más increíblemente bueno del mundo!!



Inés

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...