1 sept. 2019

Bizcocho de calabaza y nueces pecanas.



Y llego septiembre, el mes de las contradicciones. 

El mes de empezar de nuevo. Trabajo, colegios, rutina (bendita rutina ... a veces!!) 

Y el mes de dejar atrás los días de no hacer nada, de sol, de playas, ríos o montañas. De estar con los tuyos, de las sobremesas eternas, de las partidas de rummy. Los días de intentar disfrutar con todas tus fuerzas e intentar descansar. Los días de cargar las pilas.



El mes en el que los niños vuelven al cole y a nosotros nos da pena que pierdan el aire asilvestrado que han conseguido durante las vacaciones (a ver como le explico yo a Marc que tiene que volver a ponerse algo en los pies o que tiene que peinarse!!). La pena de la separación después de tantos días juntos disfrutando, de mañanas de pereza en la cama cuando se cuela el sol por las persianas y del olor a sal en la piel. 

Pero al mismo tiempo alegría de volver a recuperar nuestro espacio y poder tener unos minutos al día robados a la rutina. Porque seamos sinceros las vacaciones son 24 horas por siete días a la semana y ahí si que no tienes ni un respiro. Más de uno seguirá oyendo "mamaaaaa" o "papaaaa" por los pasillos aunque los niños estén en el colegio (no se si os suena eso de "me vais a borrar el nombre"!!)





El mes en el que vuelve a empezar el año, porqué seamos sinceros lo de año nuevo, casi ni cuenta. De un día para otro no tienes tiempo de reflexionar o de intentar planear tus futuros pasos. 

De propósitos ya ni hablo, que la edad y la experiencia me dice que no voy a cumplir ninguno!! Así que cada día intentaremos hacerlo un poquito mejor. 

Lo que si que me apetecía era empezar un poquito a lo grande, porque oye las grandes ocasiones lo valen, y nada como estrenar una nueva temporada con una receta de esas que enamoran!!

Un bizcocho de calabaza y nueces pecanas que espero que os guste tanto como ha gustado en casa. 

Tomad nota, 











Ingredientes:

110 gr mantequilla a temperatura ambiente
150 gr azúcar moreno
1 huevo grande
300 gr puré de calabaza
1 cucharada de vainilla
1/2 cucharada cardamomo
1/2 cucharada canela
2 cucharaditas levadura en polvo
1 cucharadita bicarbonato
1 pizca de sal
200 gr harina
80 gr nata
100 gr de nueces pecanas picadas

Para la cobertura:

200 gr de queso crema
75 gr de azúcar glas
50 gr de nueces pecanas



Precalentamos el horno a 180 grados.

Engrasamos nuestro molde y lo reservamos.

En un bol ponemos el azúcar y la mantequilla y la batimos más o menos cuatro minutos, o hasta que esté esponjosa.

Añadimos el huevo y seguimos batiendo. A continuación es el turno del extracto de vainilla, la nata y el puré de calabaza.

Cuando esté todo mezclado añadimos la harina, la levadura, la pizca de sal, el bicarbonato, el cardamomo y la canela. Seguimos batiendo.

A continuación añadimos las nueces pecanas y las incorporamos a la masa con una espátula.

En este momento ya podemos poner nuestra masa en el molde y llevarlo al horno unos cincuenta minutos. Ya sabéis que cada horno es un mundo y hay que ir controlando. Introducir un palillo en el bizcocho y que salga limpio es la señal de que nuestro bizcocho está correctamente cocido.

Lo sacamos del horno y lo dejamos enfriar en el molde durante unos diez minutos. Desmoldamos y dejamos enfriar definitivamente en una rejilla.

De mientras, mezclamos el azúcar glas con el queso crema. Puedes poner menor cantidad de azúcar e ir añadiendo según tu gusto.

Cuando el bizcocho esté totalmente frío solo tienes que añadirle la cobertura y decorarlo con las nueces. Y correr para comerte un trocito, porque te aseguro que vuela!!!


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...