1 abr. 2020

Sant Pere de Rodes




Si tuviera que hacer un top diez de l'Empordà de sitios que no os podéis perder, sin duda alguna, el monasterio de Sant Pere de Roda estaría en un lugar bien destacado. 


En lugar privilegiado de la sierra de Verdera y justo delante del mar, se encuentra el monasterio benedictino de Sant Pere de Rodes. 





Un monasterio del siglo IX perdido, es un buen lugar para ir con niños. Con carritos de bebé puedes llegar, ya que el camino de acceso está asfaltado, el problema es que una vez llegas al monasterio, éste está construido sobre terrazas y alguna zona interior es imposible para ir sobre ruedas, casi mejor portearlo. 



Tras unos diez minutos de caminata, llegaréis al monasterio y podréis observar las ruinas del castillo de Verdera en lo alto de la montaña. A los restos del castillo se puede acceder, pero nosotros no lo hemos hecho nunca, ya que a Marc todavía le cuesta según que caminos. Pero la vista debe ser impresionante!!

El enclave es realmente increible y las vistas al mar son una maravilla. Puedes ver Llança, Port de la Selva e incluso el Cap de Creus. 





Tienen un restaurante con vistas en el que, por los comentarios que hemos visto en internet, se come sencillo pero bien y  precios más que lógicos. Si no un café también puede estar muy bien!!. O incluso un vermut!!




Lo ideal sería visitarlo fuera de las épocas de vacaciones, ya que durante el verano hay tantísimos visitantes que puede resultar estresante. La última vez que fuimos nosotros, a principios de febrero, no había casi nadie, unas tres familias más de extranjeros visitándolo tranquilamente. 


La visita la puedes hacer a tu aire con una audioguias muy completas, y que transportan a tiempos remotos gracias a sus explicaciones, música y sonidos. 


Así que si vais a pasar unos días por aquí o tenéis intención de hacerlo en algún momento, no os olvidéis de añadir el monasterio de Sant Pere de Rodes dentro de vuestro tour. De verdad que no os arrepentiréis.



Si os apetece a la altura del parking, están los restos de lo que antiguamente fue el pueblo de Santas Creus, del que quedan lo que actualmente es la ermita, y vestigios de casas y de los arcos de entrada al pueblo. 



Además luego siempre podéis aprovechar para comer en algún restaurante al lado del mar. Nosotros aprovechamos para comer en Llança, delante del puerto. Pero esa ya es otra historia!!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...