5 abr. 2020

Bundt cake de naranjas sanguinas



No hay nada como tener hermanas que te conozcan. Y el día que celebramos  nuestro cumpleaños, allá por principios de marzo A.C, mi hermana Mónica me trajo una bolsa enorme con naranjas sanguinas del tamaño de mandarinas. 

Me encanta las naranjas sanguinas, tomarlas en zumo es increíble por el color rosado que le da. Por eso sabía que esta vez las iba a usar para hacer un glaseado de color rosa. 

Rebuscando entre las recetas que tengo siempre guardadas sabía que tenía una de Loleta que en su momento me enamoró y que sabía que haría. 




Es un bundt cake de naranjas sanguinas con glaseado. Sin palabras os lo aseguro, decir que voló es poco. Nos ha encantado y además se conserva una semana perfecto y sin lleva a la nevera. 

Si os apetece probarlo y ya no encontrais naranjas sanguinas, lo podéis hacer con naranjas normales. Tomad nota con las modificaciones que le he hecho: 




Ingredientes para el bizcocho: 

350 gr de azúcar 
300 gr de nata 35 % materia grasa 
450 gr de harina
3 cucharaditas levadura en polvo 
1/2 cucharadita de sal 
4 naranjas sanguinas
4 huevos grandes
250 gr de mantequilla  
1 cucharadita extracto vainilla 

Para el glaseado 

6 cucharadas azúcar glaseado
2 cucharadas zumo de naranjas sanguinas  









Elaboración 

Precalentamos el horno a 180 grados. 

Engrasamos bien nuestro molde. Pensad que es necesario ser concienzudos para llegar a todos los rincones de nuestro molde. 

En un bol mezclamos la harina, la levadura en polvo y la sal.

En otro bol, batimos a velocidad media el azúcar, la mantequilla, la vainilla y la ralladura de tres naranjas hasta que quede una mezcla esponjosa. 

Añadimos los huevos de uno en uno, y no añadiremos el siguiente hasta que el anterior esté bien integrado. 

Bajamos la velocidad y añadimos la harina en tres tandas hasta que esté bien mezclado.

Añadimos por último la nata. 

Trasladamos nuestra masa al molde. Antes de llevar al horno, y siempre encima de un paño, golpeamos suavemente la base de nuestro molde para que no tenga burbujas la mezcla. 

Horneamos durante unos 60 minutos, comprobando con un palillo si está totalmente cocido. 

Dejamos entibiar en el molde durante diez minutos. Transcurrido ese tiempo lo desmoldamos en una rejilla y allí lo dejaremos enfriar totalmente. 

Mientras se enfría prepararemos el glaseado mezclando el azúcar y el zumo. tiene que quedar espeso para que caiga por los laterales del bundt. Yo no lo hice para que no llevara tanta azúcar, pero si quieres puedes darle una doble capa de glaseado para que quede más rosado. 



Y a disfrutar!!






1 abr. 2020

Sant Pere de Rodes




Si tuviera que hacer un top diez de l'Empordà de sitios que no os podéis perder, sin duda alguna, el monasterio de Sant Pere de Roda estaría en un lugar bien destacado. 


En lugar privilegiado de la sierra de Verdera y justo delante del mar, se encuentra el monasterio benedictino de Sant Pere de Rodes. 





Un monasterio del siglo IX perdido, es un buen lugar para ir con niños. Con carritos de bebé puedes llegar, ya que el camino de acceso está asfaltado, el problema es que una vez llegas al monasterio, éste está construido sobre terrazas y alguna zona interior es imposible para ir sobre ruedas, casi mejor portearlo. 



Tras unos diez minutos de caminata, llegaréis al monasterio y podréis observar las ruinas del castillo de Verdera en lo alto de la montaña. A los restos del castillo se puede acceder, pero nosotros no lo hemos hecho nunca, ya que a Marc todavía le cuesta según que caminos. Pero la vista debe ser impresionante!!

El enclave es realmente increible y las vistas al mar son una maravilla. Puedes ver Llança, Port de la Selva e incluso el Cap de Creus. 





Tienen un restaurante con vistas en el que, por los comentarios que hemos visto en internet, se come sencillo pero bien y  precios más que lógicos. Si no un café también puede estar muy bien!!. O incluso un vermut!!




Lo ideal sería visitarlo fuera de las épocas de vacaciones, ya que durante el verano hay tantísimos visitantes que puede resultar estresante. La última vez que fuimos nosotros, a principios de febrero, no había casi nadie, unas tres familias más de extranjeros visitándolo tranquilamente. 


La visita la puedes hacer a tu aire con una audioguias muy completas, y que transportan a tiempos remotos gracias a sus explicaciones, música y sonidos. 


Así que si vais a pasar unos días por aquí o tenéis intención de hacerlo en algún momento, no os olvidéis de añadir el monasterio de Sant Pere de Rodes dentro de vuestro tour. De verdad que no os arrepentiréis.



Si os apetece a la altura del parking, están los restos de lo que antiguamente fue el pueblo de Santas Creus, del que quedan lo que actualmente es la ermita, y vestigios de casas y de los arcos de entrada al pueblo. 



Además luego siempre podéis aprovechar para comer en algún restaurante al lado del mar. Nosotros aprovechamos para comer en Llança, delante del puerto. Pero esa ya es otra historia!!

29 mar. 2020

Pastel de cumpleaños. Bizcocho con aceite de oliva, tomillo, fresas y crema mascarpone.



El mes de marzo es un mes de celebraciones. Entre nuestra familia y amigos tenemos un montón de cumpleaños y celebraciones.


Quien me iba a decir que este año se iban a anular todas!! Aunque en realidad el cumpleaños de Mario y el mío si que lo pudimos celebrar. Este año fue una celebración en petit comité. No se el cuerpo no me pedía una gran fiesta, sino algo más recogido.

Y también me apetecía darle la bienvenida a la primavera aunque fuera de forma anticipada. Así que flores, colores pastel y un toque dorado.

De aperitivo algo de marisquito, ostras que no falten!! y de plato principal un arroz de bogavante que a Mario le queda delicioso.

Elegir el menú para nuestras celebraciones no me es muy complicado. Dependiendo de la cantidad de gente puedes elegir cosas más elaboradas o cosas más sencillas.

La cosa se complica cuando toca pensar en el pastel. Y es que no tengo ni idea de hacer pasteles!! a ver aclaro, hago pasteles y todo tipo de repostería, pero siempre he sido autodidacta, nunca he hecho ningún curso y eso se nota. Aunque yo lo hago con todo mi cariño y no quedan mal, pero no son profesionales!!

Esta vez me apetecía algo que llevara fresas. Repasando recetas recordé el pastel de fresas con aceite de oliva y tomillo que hice hace unos años y decidí hacerle unas cuantas modificaciones.

Os dejo la receta por si queréis probarla

Ingredientes para los bizcochos (tres moldes de 18 cm)

875 gr de harina
750 gr de azúcar
30 gr de levadura en polvo
175 gr de aceite de oliva
450 gr de leche
20 gr azúcar avainillado
3 huevos
1 cucharada de tomillo fresco picado
una pizca de sal

Precalentamos el horno a 180 grados.

Engrasamos los moldes y los cubrimos con papel de hornear para que luego se muy fácil desmoldar.

En un bol grande tamizamos la harina, la levadura, el azúcar avainillado, la sal y el azúcar. Mezclamos bien.

Añadimos el tomillo, el aceite de oliva y la leche. Batimos a velocidad baja hasta obtener una masa ligera. Más o menos unos par de minutos.

Añadimos los huevos de uno en uno. No incorporamos el siguiente hasta que el que acabamos de ligar el que acabamos de incluir.

Repartir la masa en los tres moldes y lo llevamos al horno unos 30 minutos. Como siempre controlad la cocción porqué no todos los hornos son iguales. Podréis saber si está totalmente cocido si pinchando el bizcocho con un palillo sale totalmente seco.

Los sacamos del horno y los dejamos entibiar. Los desmoldamos y los dejamos enfriar totalmente.

Ingredientes para el almíbar:

Mermelada de fresas
Agua

Ponemos en un cazo cuatro cucharadas de mermelada de fresas y cuatro cucharadas de agua. Lo llevamos a fuego medio hasta esté caliente, sin llegar a ebullición.

Lo pasamos por la batidora y posteriormente por un colador chino para que no quede ningún trozo ni ninguna semilla.


Ingredientes para la cobertura de queso mascarpone

300 gr de nata fría para montar (35% materia grasa, mínimo)
300 gr de queso mascarpone
azúcar glas

Ponemos la nata fria, el queso mascarpone y tres  cucharadas de azúcar glas en un bol. Con una batidora a velocidad baja vamos montando la crema poco a poco hasta que se hagan surcos profundos. La cantidad de azúcar va a gusto de cada uno. Yo prefiero ponerle de inicio un par de cucharadas y luego ir añadiendo hasta que encuentre el punto que nos guste a todos.









Ingredientes drip dorado

55 gr azúcar glas (4 cucharadas soperas)
4 gr de polvos dorados comestibles (1 cucharada sopera)
18 gr Vozka

Mezclamos bien  el azúcar glas con el polvo dorado.

Añadimos el vodka poquito a poco y vamos removiendo bien. Tiene que quedar una textura espesa, y sin grumos, para que no nos chorree por el pastel.




Montaje del pastel

Bizcochos
Almibar
Crema mascarpone
Dip dorado
Fresas
Flores

Cortamos los bizcochos con la lira para que todos tenga la misma altura. 

Lavamos y cortamos las fresas. 

Ponemos el primer bizcocho y lo embebemos con el almíbar. No demasiado para que no se ablande el bizcocho pero si lo suficiente para que quede jugoso. 

Añadimos los trocitos de fresa.

Le ponemos una capa de crema de mascarpone y colocamos el siguiente bizcocho. Así hasta que coloquemos todos los bizcochos. 

Posteriormente cubrimos la tarta con la crema, no es necesario que quede perfecta, a mi me encanta con un toque rústico. 

Le añadimos el drip dorado por los bordes con cuidado para que nos queden unos bonitos churretones. 

La adornamos con las flores y ya solo nos queda poner las velas para soplarlas. 


25 mar. 2020

Galicia. Nuestro itinerario.







Si me hubieses preguntado hace un año por Galicia lo primero que se me hubiese pasado por la cabeza hubiese sido verde, marisco y lluvia. Tópicos lo sé ...

Pero os puedo decir que Galicia es eso y mucho más.

Para empezar no vimos la lluvia ni un solo día. Dio la casualidad que estuvimos la única semana de todo el verano que hacía calor.

Pero es verdad que no es lo normal. Y precisamente las temperaturas suaves fueron una clave para elegir Galicia como destino.

Ya os comenté que no nos apetecía demasiado ir haciendo cambios de casa cada pocos días, decidimos establecer nuestro campamento base nuestros alojamientos tanto en Galicia como en Asturias , y desde aquí fuimos haciendo cada día una ruta diferente.

Día 1.- Salimos desde l'Empordà en coche hasta Asturias con parada para comer en Santander.

También hicimos una mini parada para visitar a @camparinagreen y a su preciosa familia. Y aunque  no queríamos dejarlos, nuestra casa de Las Playas de Luarca nos estaba esperando.



Dia 2.- El motivo de parar a dormir en Asturias era poder visitar La Playa de las Catedrales con la marea baja y a ser posible que no fuera fin de semana.


Lo de las Ramblas de Barcelona en hora punta no es nada con la Playa de la Catedrales, pero os aseguro que bien vale la pena, porque es una auténtica maravilla.

Y ya de camino a nuestra casa de Carnota hicimos una parada en Fragas do Eume, para comer y dar un pequeño paseo.


Día 3.- Santiago de Compostela y Costa da Morte.


Un paseo por Santiago para ver la catedral y la zona antigua de la ciudad.

Y como no unas tapas para poder continuar con la ruta.

Siguiente parada la playa de los cristales.

Y a continuación  la ruta de los faros. Laxe, Vilán, Touriñán y Finisterre. Con parada en Muxía para merendar.

Laxe

Vilán

Muxía

Touriñán







Ver la puesta de sol en finisterre no tiene precio.

Vuelta a casa.

Día 4.- Tirada larga, ya que bajamos hasta casi la frontera portuguesa para poder visitar el Castro de Santa Trega.


Este día tuvimos que dejar varias visitas en el tintero porque teníamos hora para coger el barco que nos llevaba hasta las Islas Cies.


Salados y cansados volvimos a casa.

Día 5.- Cañones del Sil.



Teníamos muchas ganas de conocer esta zona de Galicia y puedo decir que nos encantó.

Después de esto, pudimos disfrutar en Ourense de unos baños termales, de los cuales no hay fotos!

Y de lo más relajados volvimos a casa. 

Día 6.- Costa Norte. 


Nuestra primera y ventosa parada fue en el faro Ortegal.


Y después de varias paradas en miradores, destino final Sant Andrés de Teixido. 

Un último alto en el camino antes de volver a casa, la ermita de la Virxen do Porto. 

Día 7.- Visita a las rías baixas. 




Primer destino Combarro y sus orreos a pie de playa.




Bosque de Poio, bosque de sequoias 




Parada Cambados para comer y para visitar Santa Mariña de Dozo y volver con el maletero lleno de vinos. 


Por la tarde nos regalamos una sesión de playa y relax en Corrubedo. 

Día 8.- Nuestro último día de lo ruta lo dedicamos a explorar los alrededores de nuestra casa. 

La primera parada fue el Castro de Baroña. 



Y por la tarde disfrutamos de la infinita playa de Carnota, antes de volver a casa.




Y hasta aquí nuestra ruta de una semana por Galicia. Ya iré publicando otros post con más información para que os sirva si tenéis que preparar vuestro propio viaje. 









Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...