12 dic. 2017

calabaza con burrata y granada Caldo y mesa de navidad

Copas, listas. 

Servilletas y manteles sin manchas, listos. 

Platos llanos para todos, listos. 

Esto es algo que suelo hacer dos semanas antes de las fiestas de navidad. Pasar lista a todas las cosas que necesitaré para organizar la comida de navidad. 

¿Por qué a quien no le ha pasado tener que ponerle al cuñado un vaso de nocilla, o un cubierto de bebé a la suegra' o incluso tener que sentarse en el brazo del sofá porque no había suficientes sillas?




Si bien es verdad que ahora suelo usar cada semana todo el menaje de casa, incluso la vajilla "buena" o los props que utilizo para fotografía. También es verdad que desde que tenemos la casa de la playa, la tienda sueca que todos conocemos nos ha hecho clientes vip, solo por las copas de vino que llegamos a romper. 

Así que si ya tenéis una lista de cosas pendiente por hacer para las navidades, podéis añadir también esta tarea. 

Y con estas fotos os dejo una primera idea de decoración para vuestras mesas de navidad. En este caso he usado eucalipto, granadas y flores de algodón pero podéis hacer servir cualquier elemento que se os ocurra, y si tiene alguna relación con el menú que sirváis, mejor que mejor. Podéis hacer servir eucalipto, lavanda, ramas de olivo, romero... Y para dar color manzanas, granadas, peras, setas ... 

Y ahora os dejo la primera receta de hoy. 

CALABAZA AL HORNO CON ESPECIAS, BURRATA, FRUTOS SECOS Y GRANADAS. 

Ingredientes:

1 calabaza 
miel 
sal 
pimienta
guindilla 
aceite de oliva 
2 burratas 
pipas de calabaza 
1 granada

Elaboración: 

Lavamos la calabaza y la calabaza a gajos, sin pelar. La disponemos sobre la bandeja del horno. Salpimentamos, regamos con la miel, el aceite de oliva y espolvoreamos unas guindillas en polvo, o recien cortadas. 

Las llevamos al horno, precalentado a 180 grados, hasta que estén doradas. 

Las colocamos en un plato y desmenuzamos por encima la burrata. Y decoramos con la granada y las pipas de girasol. Un chorrito del jugo que nos ha quedado en la bandeja del horno le dará el toque perfecto. 





Y como muchas de vosotras me habéis preguntado por el caldo típico que se come en mi casa, os puedo decir que es muy sencillo de hacer. Os dejo la mini receta!!

CALDO CASERO

Ingredientes: 

400 gr de morcillo
1/4 de gallina
1/2 pie de cerdo 
1 trozo de tocino 
2 huesos blancos
1 hueso de rodilla 
1 trozo de jamón serrano 

4 zanahorias 
1 rama apio
1 nabo
1 chiribia 
4 patatas

garbanzos

Para la pilota:  
1/2 kg carne picada ternera
1 diente ajo 
perejil
1 huevo 
pimienta 
sal 

Ponemos en una olla grande agua a hervir. Añadimos el morcillo, la gallina, el pie de cerdo, el tocino, el jamón y los huesos. Dejamos hervir durante una hora y media desespumando de vez en cuando. 

Transcurrido ese tiempo añadimos las hierbas al caldo y dejamos hervir otra hora y media. Pasado este rato traspasamos la mitad del caldo a otra olla y volvemos a llenar nuestra olla con agua caliente. De esta manera podemos conseguir más caldo, ya que con tanta carne y hierbas logramos un caldo muy concentrado. Lo dejamos hervir otra hora más. 

Mientras tanto vamos preparando la "pilota". En un bol ponemos la carne picada, el ajo cortado muy pequeño, el perejil picado y el huevo. Mezclamos bien y salpimentamos. 

Hacemos bolas con la carne, del tamaño de una pelota de pingpong, y las rebozamos con harina. Las echamos en el caldo. 

Pelamos y cortamos las patatas y las echamos al caldo. Y también los garbanzos, que habremos puesto a remojar la noche antes. 

Dejamos hervir otra hora más. Y ya tenemos nuestro caldo!








5 dic. 2017

Zanahorias espaciadas al horno con crema de queso. Aperitivo o entrante?

Semana de locura. Creo que es la que más festivos tiene de todo el año. 

Es esa semana en la que todos vamos corriendo como locos, que la aprovechamos para dejar las cosas más o menos organizadas para navidad. 




Así que como vamos a intentar disfrutar al máximo de esos días, os traigo una de esas recetas que forman parte de mi repertorio habitual. De esas que usas constantemente y que no te cansas de ella nunca. 

Lo mismo la uso como primer plato, que acompañando una barbacoa, un pescado o un pollo al horno.

Es una receta que gusta mucho a los niños, a pesar del punto picante, aunque a los míos ese puntito les gusta. Si los tuyos no son amigos del picante, sencillamente se pueden sustituir por cualquier otra especia que os guste. 




ZANAHORIAS ESPECIADAS AL HORNO CON CREMA DE QUESO 

Ingredientes para 4 personas: 
2 manojos de zanahorias frescas
Sal 
Pimienta

2 cucharadas azúcar moreno
Aceite de oliva 
Escamas de guindillas 
Cúrcuma 

Para la crema de queso: 
200 grm. De queso para untar a temperatura ambiente
1 rodaja de queso de cabra a temperatura ambiente. 
Medio vaso de cerveza
una cucharada de mostaza a la miel 
Brotes y semillas 




Elaboración: 
Precalentamos el horno a 180 grados.
Pelamos y lavamos nuestras zanahorias, dejándoles un trozo de rabito. 
Las ponemos en la bandeja del horno, las salpimentamos, le echamos las escamas de guindillas, si queremos darle un toque picante, la cúrcuma y el azúcar moreno. Le añadimos un buen chorreón de aceite de oliva y las llevamos al horno durante unos 30-40 minutos. Pensad que tiene que quedar doraditas y si las pinchamos con un palillo tienen que estar tiernas. 
Mientras se hornean las zanahorias preparamos la crema.  
Le quitamos la corteza al queso de cabra y lo chafamos bien con un tenedor.
Le añadimos el queso de untar y lo mezclamos bien, hasta que no tenga grumos. 
Le agregamos la cerveza y la mostaza a la miel y volvemos a mezclar. Salpimentamos al gusto. 

Para emplatar solo tendremos que poner nuestra crema de queso en el plato, colocar encima las zahanorias y decorar con semillas y brotes. Y sobre todo con un poquito del aceite de la cocción de las zanahoria, es delicioso!



Espero que os guste!!

30 nov. 2017

Tartaletas de crema y fresas. El postre perfecto para navidad.

Si algo he aprendido con el tiempo es que para organizar cualquier tipo de celebración es que no hay que improvisar en el último momento ni desde luego probar recetas nuevas.

Reconozco que cuando me fui de casa de mis padre a duras penas sabía hacer tortillas francesas y algo de pasta. Ni freír un huevo sabía. Porque siempre me ha encantado comer, pero nunca me había picado el gusanillo de la cocina.







Aún recuerdo la primera comida de navidad que hicimos en casa. Bueno, lo recuerdo yo y todos los que vinieron ese día, jajaja.

Los bogavantes crudos y el pavo borracho. Si, si ... boracho!! Nunca se me hubiera ocurrido que el alcohol del whisky se tenía que evaporar. Así que os podéis imaginar el pobre pavo!!

Pero como todo, cuando algo te interesa pones todo de tu parte para aprender cada día.

Ahora ya se el tiempo de cocción de los bogavantes y el wiskhy lo dejo para las copas.





Por eso, para estas navidades os propongo un postre de los más resultó y sencillo.

Tartaletas de crema pastelera con frutas del bosque.

También lo podéis presentar en vasos poniendo una base de galletas, una capa de crema, una capa de fresas, otra de crema, fresas y algunas galletas picadas más por encima. E incluso un coulis de fresa por encima le iría genial.





Os cuento la versión básica y el resto lo dejo a vuestra elección.

Ingredientes: 

Para la base:
1/2 paquete de galletas digestive
75 gr de mantequilla

Para la crema: 
1/2 litro de leche
1 vaina de vainilla
125 gr de azúcar 
40 gr de maizena
4 yemas de huevo

Para la decoración 
fresas 
arándanos
moras
frambuesas
almendra crocanti 
azúcar glas




Primero prepararemos la crema ya que hay que dejarla enfriar. 

En un cazo ponemos la leche y la vainilla (la abrimos y le extraemos las semillas) y las llevamos a ebullición. La retiramos y la dejamos entibiar. 

En un bol aparte mezclamos el azúcar, las yemas y la maicena. Y con unas varillas lo mezclamos todos hasta que quede una pasta homogénea. 

Cuando la leche haya enfriado (para no cuajar el huevo) iremos añadiéndola a la mezcla muy poco a poco y sin dejar de remover. Para que no se formen grumos. 

Una vez ligado lo volvemos a llevar a fuego lento, y sin dejar de remover hasta que espese. Cuando haya alcanzado el espesor que nos gusta lo retiramos del fuego y lo pasamos a un bol. lo tapamos con un trozo de film, en contacto con la crema para que nos se forme una capa reseca. 

Mientras se enfría la crema trituraremos nuestras galletas y derretiremos la mantequilla. 

Mezclamos ambos ingredientes hasta que tenga la textura de la arena mojada. Rellenamos la base de nuestros moldes y los llevamos a la nevera. 

Cuando la crema se haya enfriado, pondremos una capa de crema encima de la base de galleta. Disponemos las frutas a nuestro gusto y espolvoreamos almendra crocanti y el azúcar glas. 


Espero que os guste!

23 nov. 2017

Crema de calabaza especia da para el menú de navidad

¡¡Me gusta celebrar la navidad!! Siempre me ha gustado. Incluso cuando han faltado personas muy importantes en mi vida, me ha gustado celebrarlo.

Es una época de ilusión. De pensar en los demás. De organizar y volver a organizar. 

De tradiciones. De ir a buscar el árbol perfecto. De organizar comidas de esas que empiezan en el desayuno y acaban en la cena. De reunirnos todos para nochebuena. 

Y eso por no hablar de los niños y Papa Noel, el Tió y el día de reyes.




Entiendo que no a todo el mundo le entusiasme la idea de la navidad. Y más cuando no ha acabado octubre y ya ves calendarios de adviento y bolas de navidad por todas partes. 


Es también una época de nervios y de estrés, de buscar los últimos regalos (esos que os han pedido los niños y están agotados en todas partes). Por no hablar del precio del cordero y de las gambas!!!!


Por eso, desde aquí quiero poner mi granito de arena y ayudaros en lo que pueda. 

Hoy os traigo una receta muy sencilla. Una crema de calabaza especia da que la podéis usar como entrante, o si lo ponéis en vasitos o recipientes pequeños, a modo de aperitivo. 

Que nos gusta en esta casa un buen pica-pica!!!






Crema de calabaza 

1 calabaza butternut (de las alargadas) 
1 cebolla 
2 cucharaditas de curry 
½ cucharadita guindilla 
8 cucharadas aceite de coco 
4 cucharadas azúcar moreno 
1 litro de caldo 
Pimienta 
Sal 

Para decorar: 
Nata 
Semillas 
Tomillo 


Precalentar el horno a 180 grados. 

Cortamos la calabaza y la cebolla pelada a gajos. Las colocamos en la bandeja del horno y salpimentamos. 

En un bol mezclamos el chile, el curry, el azúcar moreno y el aceite de coco. Lo mezclamos bien y lo vertemos por encima de la calabaza y la cebolla. Lo llevamos al horno durante 35 minutos. Hay que vigilar de vez en cuando, ya que no todos los hornos son iguales. Podéis pinchar la calabaza con un palillo y verás enseguida cuando está blandita. 

Cuando nuestra calabaza esté un poco dorada, la sacamos del horno y la dejamos entibiar. Ahora es el momento de quitarle la piel a la calabaza, ya que cruda cuesta muchísimo. 




Disponemos la pulpa de la calabaza y la cebolla junto con la mitad del caldo en la batidora, y trituramos. Dependiendo de cómo nos guste la textura de la crema le añadiremos más o menos caldo. Y si te gusta extrasuave también puedes pasarla por el chino. 

Es hora de servirla con las semillas, la nata y el tomillo. O cualquier otra cosa que se te ocurra!!. 

Si no tienes aceite de coco, puedes sustituirlo tranquilamente por aceite de oliva. Igual que las especias, puedes hacerlo con tus preferidas, incluso sin ellas. Aunque no tendrá el mismo saborcito queda muy rica igualmente.





Espero que os guste!!



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...