9 abr. 2018

Desayuno sano con vasitos de queso quark con frambuesas.


Aquello de desayunar como un rey que siempre hemos oido a nuestras abuelas tendríamos que llevarlo tatuado en la frente para no olvidarnos. 

Que levante la mano el que no haya tomado un café por la mañana, con la falsa promesa de un tentempié  a media mañana, y ha llego a la hora de comer medio mareado y con una vergüenza del cupón por la melodía que suena en nuestras tripas. 

Pues eso, que tenemos que intentar hacer un buen desayuno, aunque reconozco que hay momentos difíciles. Pero una barrida energética, un bocadillo pequeño, lo que sea que nos de energía suficiente para llegar a la hora de comer sin devorar como si no hubiera un mañana. 




Así que os dejo una receta de esas rápidas y sencillas, que podéis conservar en la nevera durante unos días, aunque ya os digo que en mi casa volaron. 



Ingredientes: 

400 gr de queso quark (puedes usar yogur griego, queso fresco batido...)
1/2 paquete de galletas de avena 
3 cucharadas miel 
3 dátiles 
200 gr de frambuesas 
Escamas de coco 
Crunchy de quinoa y cualquier otra cosa que te apetezca para decorar: 




Trituramos las galletas y las repartimos entre nuestros recipientes.

En el vaso de la batidora añadimos el queso, las frambuesas (reservamos algunas para decorar), los dátiles sin hueso y sin piel y la miel. Batimos hasta que todo esté integrado. Lo repartimos en los vasitos,

Y decoramos al gusto. Fácil, rico y sano!! 

Feliz semana!


21 feb. 2018

Flan de Huevo de la yaya.

En casa nos gusta tener los menús del fin de semana organizados. Llegar al viernes y saber que cada uno va a poder cocinar algo que le apetezca muchísimo. Tengo la suerte en que en casa nos gusta cocinar a los dos, así que por eso no hay ningún problema. Es más, si podemos adelantar en el menú semanal, cocinamos algo de más. 

Normalmente un día toca barbacoa, ya que a mi marido le encanta. Reconozco que al principio la idea de la carne a la brasa semana si y semana también no me apetecía demasiado, pero ahora mismo es una nueva forma de cocinar, y la variedad de recetas es increíble!! Verduras, pescado, carne y hasta pizzas!! y luego el día restante me toca a mi hacer algún plato especial y por supuesto el postre. 

Los viernes, si se puede, por la noche toca marisco, es casi una tradición.  Y es que estando a cuatro kilómetros de la playa es imposible no caer en la tentación 

Normalmente solemos tirar de productos de temporada, pero sobretodo intentamos dejarnos guiar por lo que hay en nuestra nevera. Y es que al pasar los fines de semana en el campo, aprovechamos para comprar los mejores productos locales. Después es cuestión de congelar y tener la despensa llena.  

En esta ocasión tenía muchos huevos camperos, y había que usarlos. Algo así como cocina de aprovechamiento, pero en dulce!!

Estos flanes son los que se han hecho en casa de toda la vida. Huevos, leche y azúcar!!!



En esta ocasión tenía muchos huevos camperos, y había que usarlos. Algo así como cocina de aprovechamiento, pero en dulce!!

Estos flanes son los que se han hecho en casa de toda la vida. Huevos, leche y azúcar!!!






Ingredientes:  

5 huevos  XL 
750 ml de leche entera
10 cucharadas de azúcar (dos cucharadas por cada huevo)

Ingredientes para el caramelo: 

150 gr de azúcar 
2 cucharadas de agua 






Precalentamos el horno a 180 grados. 

Empezaremos preparando el caramelo en un cazo. Lo ponemos al fuego y cuando esté caliente añadimos el azúcar y el agua y lo dejamos que llegue a ebullición sin tocarlo. Cuando empiezan a aparecer las pequeñas burbujitas cojemos el cazo por el mango y lo vamos girando para que todo el azúcar se caramelice pero sin removerlo con la cuchara. 

Cuando tenga un color dorado lo vertemos en nuestros moldes con mucho cuidado porque el caramelo quema muchísimo. Eso es algo que he aprendido de bien pequeña, jaja

Ponemos una bandeja,  con agua más o menos a la mitad, y la ponemos en el horno.  

En un bol batimos los huevos y añadimos el azúcar y la leche. Esta es la crema que podremos encima del caramelo de nuestros moldes. Y ahora, los llevamos al baño María, donde el agua ya habrá cogido temperatura. 

Más o menos, en vasitos individuales, son unos 35 minutos. Pero como los hice en vasitos de varios tamaños tuve que estar vigilándolos, ya que no todos tenían el mismo tiempo de cocción. Para saber si están cocidos, pincho con un palillo y si este sale limpio es que ya están listos. 

Una vez sacados del horno, llega la peor parte de la receta!! Si lo siento, necesitan reposo y algo de frío. Así que aquí empieza la ardua tarea de ir escuchando ... "falta muchooo"!!

No falta casi nada, solo tienes que tapar los moldes con un poco de film y llevarlos a la nevera para que se asiente y se enfríen. Ya veras lo poco que duran y lo rápido que vuelven a pedirte más!!.   



13 feb. 2018

Desayuno de San Valentín. Tostadas de queso de cabra y fresas con reducción de vinagre de Módena.

Que levante la mano la que no está como loca esperando las frutas de verano!?!?!

Llevemos un par de semanas comiendo fresas en casa, pero esta semana no me conformé con unas cuantas fresas, sino que me llevé una caja entera. 

Eso significa que tienes que comerlas pronto o por lo menos preparar algunos postres para toda la semana. Unas fresas con panela y vinagre, o con zumo de naranja, o incluso si tienes tiempo un pastel.





E incluso, más teniendo en cuenta que mañana es San Valentín, un desayuno espectacular!!



Unas tostas de queso de cabra con fresas!!

Es una receta de esas rápidas, sencillas y muy ricas, que lo mismo te sirven para el desayuno, que para un aperitivo. Incluso si no haces sobre tostadas francesas, te puede servir de postre.



Ingredientes: 

Una rodaja de queso de cabra 
Fresas 
Reducción de Módena 
Menta 

Cortamos en pan en rebanadas y las tostamos. 

El queso de cabra lo chafamos con un tenedor y lo disponemos encima de las tostadas. 

Lavamos y cortamos las fresas y las ponemos también encima de las tostadas. 

Y por último le añadimos reducción de módena al gusto y un poquito de menta picada por encima. 

Y ya está!! a disfrutar del desayuno!!




6 feb. 2018

Nueva tendencia, ollas de cocción lenta. Alcachofas confitadas.

Lo reconozco, para algunas cosas soy algo anticuada. Y digo anticuada por decirlo de manera bonita. Podría decir olvidadiza, procastinadora o incluso algo desastre!!

Pero es que me cuesta mucho comprar aparatos eléctricos para la cocina, y es que años de cocinas pequeñas han hecho que mi mentalidad de "ahorradora de espacio" sea difícil de cambiar. 

No tengo kitchen aid, ni termomix, ni licuadora, ni envasadora al vacuous, por deciros que los postres los hago con una batidora que tiene más años que yo, jajaja!

Pero que descubrí las ollas de cocción lenta sabía que una de ella formaría parte de mi vida.

Porque yo no se vosotros pero a mi todo lo que sea chup-chup lento como antaño me atrae, y mucho!!




Así que después de visitar infinidad de blogs americanos, ellos las hacen servir desde hace muchos años, acabé por confirmar que mi decisión era acertada 

Y esta navidad, el señor de rojo a tenido a bien traerme una de estas ollas a casa. Hace poco os la enseñé por stories de mi instagram. La he usado un par de veces y os puedo decir que tenemos una bonita relación de amor!! Si que es cierto que me falla que no cocine (si la receta lleva sofrito tienes que hacerlo a parte) pero eso de poner la comida y no estar pendiente todo el rato me parece ideal. 

Mientras que ella cocina tú puedes hacer infinidad de cosas. Además conserva mejor los nutrientes y es de bajo consumo, que más puedes pedir!

El último finde semana la usamos para hacer estas deliciosas alcachofas confitadas que encontré en el blog de Croockpoting. 



Ingredientes: 

2 kilos de alcachofas
750 ml de aceite de oliva
sal 
pimienta
jamón serrano 

Pelamos las alcachofas dejando solo el corazón y el rabito Las partimos por la mitad y las echamos en la olla de cocción lenta. 

Las cubrimos con aceite y con la tapa puesta la programamos dos horas en modo Alta. Pasada la primera media hora las destapamos y dejamos que continúen confitando lentamente. Dependiendo de las alcachofas necesitarán más o menos tiempo. Las mías por ejemplo necesitaron media hora más de cocción. 

Una vez que pinchemos con un palillo y veamos que están bien hechas, las escurrimos bien del aceite y servimos bien caliente con un poquito de sal y pimienta. 

Si quieres un plato de lo más completo solo tienes que ponerle unas luchas de jamón serrano por encima o incluso un huevo escalfado. 

Y el aceite que nos ha sobrado en la cazuela, podemos reutilizarlo para cocinar o para aliñar verduras y hortalizas. 






30 ene. 2018

Peras horneadas con miel y pimienta, crema de mascarpone y "crunchy" de quinoa. Fruta de invierno.

Las peras, esas grandes olvidadas.

Al menos en mi casa. Supongo que la culpa la tiene la fruta de verano. Esos albaricoques, el melón, la sandía... Es pensar en los melocotones de L'Armentera y se me hace la boca agua.

Hace un par de domingos, dando cuenta de los restos de turrón que aún corren por casa, pensaba en preparar un postre más de temporada y recordé la deliciosa tarta de peras con frangipange. El aroma y el dulzor de la pera es inigualable!!

Pero no quería estar tanto rato en la cocina, quería algo sencillo, algo que puedas preparar sin tener que estar horas en la cocina. Prefiero destinar ese rato para charlar con los amigos o con la familia, que estar controlando el horno. Así que tenía que ser algo que se pudiera servir en la cocina o incluso que cada uno se montara su propio plato en la mesa, a su gusto.

Un postre de esos que te permiten compartir la sobremesa con los tuyos. Apurar esa última copa de vino que sabe a gloria. O incluso abrir esa botella de vino dulce que tienes para los momentos especiales.

 Porque al final eso es lo que quedará en nuestro recuerdo. El aroma de la peras, el dulzor del vino, la risa con los amigos ... Momentos mágicos!!






Así que os dejo mi receta de estas peras horneadas para que un domingo cualquiera se convierta en un día digno de recordar!!

Ingredientes:

Las peras:

9 peras pequeñas o seis normales
Miel
Mantequilla
Pimienta

La crema de mascarpone:

500 gr. de queso mascarpone
1 cucharada de concentrado de vainilla
Azúcar glas

El "crunchy" de quinoa

150 gr de quinoa
3 cucharadas de aceite de coco o de oliva
1 cucharada de canela
1 cucharada de miel

En primer lugar, prepararemos la quinoa, ya que hay que comerla fría.

Precalentamos el horno a 180 grados.

En un bol ponemos el aceite, la miel, la canela y mezclamos bien.

Ponemos la quinoa en una bandeja de horno y añadimos el contenido del bol. Removemos hasta que quede una mezcla homogenea y lo repartimos bien por toda la superficie.

Lo llevamos al horno durante más o menos 10 minutos, dependiendo de la potencia de nuestro horno. Vamos removiendo y vigilando con cuidado que no se nos queme.

Cuando haya alcanzado un punto dorado-marron lo sacamos del horno y lo dejamos enfriar.








Para preparar la crema de mascarpone solo hay que batir el queso y añadirle una cucharada de concentrado de vinilla y dos cucharadas de azúcar glas. Como el dulzor va al gusto, probarlo y si veis que necesita más azúcar id añadiendo poco a poco hasta encontrar el punto deseado. Lo reservamos en la nevera.






Ahora ya solo nos queda ponernos con las peras.

Las lavamos bien, ya que irán al horno con la piel. Las partimos por la mitad y las disponemos en la bandeja del horno. Le ponemos una avellana de mantequilla encima de cada porción de pera, bañamos bien con la miel y le espolvoreamos pimienta recién molida.

Lo llevamos al horno durante unos quince minutos. Cuando estén doraditas las podemos sacar.





Ahora solo hay que montar el plato y disfrutar de él, de la familia y por supuesto del fin de semana!!








Espero que os guste.

Inés

16 ene. 2018

Apple pie. Vuelta a la repostería de siempre.

Desde hace un tiempo he dejado de pensar en la nata, la crema o el chocolate a la hora de decidir que postre hacer cuando entro en la cocina. 

Poca gente lo sabe, o lo recuerda, pero cuando era jovencita, y toda mi inquietud era viajar por mi cuenta, trabajaba en una pastelería. 

Os podéis imaginar? una adicta al dulce trabajando en una pastelería. Era como vivir en el paraíso !!!





Es verdad que con el tiempo no solo evolucionan las arrugas, el paladar también lo hace. Y así poco a poco fui conociendo nuevas recetas e ingredientes que ni siquiera sabía que existían. 

Más tarde cuando llegaron los niños fue la época del fondant. Pasteles de cumpleaños, galletas .... la de horas que me pasé modelando!! y más tarde llegaron los layers cakes. 

Y ahora he llegado a un punto que me apetece la repostería más rústica con productos de temporada. De aquellos que se han hecho en casa toda la vida. 






Quien no está deseando que lleguen ya los buñuelos de adviento, o las torrijas de semana santa?? Y las rosquillas??

Fruta, canela, vainilla, masas crujientes... Ahora mismo son imprescindibles en mi cocina. 

Hace poco dí con una receta de las miles que tengo guardadas desde hace siglos. Un pie de manzana. Y desde entonces se ha convertido en uno de nuestros preferidos. 





Ingredientes: 

Para la masa: 

400 gr de harina
150 mantequilla 
50 gr de azúcar moreno
1 huevo + una clara 
10 cl de agua
una pizca de sal 

Para el relleno: 

4 manzanas 
60 gr de mantequilla 
1 cucharadita canela en polvo (o un poquito más si os gusta mucho la canela!!)
1 cucharada de extracto de vainilla 
3 cucharadas de azúcar moreno. 







Para la masa, mezclar la harina, el azúcar moreno, la sal y la mantequilla en un bol. Añadir la mantequilla y lo mezclamos con las manos hasta que tenga la textura de arena mojada. 

Añadir el huevo y mezclar. Seguidamente vamos introduciendo el agua poco a poco hasta conseguir una masa que no se enganche en las manos. Vigilad de no mojarla demasiado!!. 

Amasamos y hacemos una bola con la masa. La cubrimos con film y la llevamos a la nevera mientras hacemos el relleno. 

Pelamos las manzanas y las cortamos en cubos pequeños. En una sartén salteamos las manzanas con la mantequilla, la canela y la vainilla. Cuando tengan un ligero color dorado lo apartamos del fuego y lo dejamos enfriar. 

Sacamos nuestra masa de la nevera y la partimos en dos bolas, una de ella ligeramente más grande que la otra. 

La bola más grande nos servirá para cubrir el fondo de nuestro molde. Es posible que cuando la traslades se rompa, no pasa nada una vez dentro del molde puedes recomponerla. 

Ponemos las manzanas y tapamos con el resto de la masa. Cerramos bien los bordes. Como seguramente os habrá sobrado un poco de masa podéis hacerle un poco de decoración!!

Ahora solo falta pincelarla con la clara de huevo y espolvorearla con azúcar moreno. Unos agujeros estratégicos para que respire y la llevamos al horno a 200º previamente calentado. 

Después de 30 minutos tendremos un pie delicioso. Solo, con un poquito de nata o un poquito de helado!!





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...