jueves, 30 de octubre de 2014

Panellets

La ultima semana de octubre, en nuestra casa, es todo un festival. Se nos junta el cumpleaños de los niños, la castañada y Halloween. 

Y como nosotros lo celebramos todos, pues diversión asegurada!! 

Preparativos para todo. Panellets, castañas, calabazas, disfraces, invitaciones para fiesta, decoración, pasteles ...


A mi lo único que me ayuda (un poco, eh!) a poder llegar a todo lo propuesto es la organización y la antelación.

Así que este sábado ni corta ni perezosa, me metí toda la mañana en la cocina para dejar preparada una buena parte de las cosas pendientes, entre ellas los panellets para la castañada. 

Os dejo la receta que yo utilicé ... 


Ingredientes: 
- 500 gr. de almendra rallada (en polvo ) 
- 400 gr. de azúcar glas
- 100 gr. de boniato
- 1 huevo 

Para vestir los panellets: 
-piñones 
-almendra picada 
-coco rallado
-huevo   


Antes que nada coceremos en agua el boniato. Cuando esté blandito lo sacamos y lo chafamos un poco. Lo dejamos enfriar. 

A continuación encenderemos el horno y lo pondremos a precalentar (yo lo tuve a 225º). 

Mezclamos el azúcar con la almendra y a continuación le añadimos el huevo. Cuando lo tengamos bien ligado, le añadimos poco a poco  el boniato dependiendo de la cantidad que acepte la masa (unos 100 grm.). 

Ahora llega el momento de ensuciarse las manos y hacer bolitas. Cogeremos porciones pequeñas de masa (grandes nooo, que luego comerse un panellet de 200 grms es horroroso!!) y las hacemos como si fueran albóndigas. 

Las pasamos por el huevo batido y a continuación por los piñones o almendras. Cuesta un poco que se enganchen, sobre todo los piñones, pero con un poquito de paciencia quedan bien. Se les puede hacer un almíbar a los piñones, para que agarren mejor, pero para mi gusto queda demasiado dulce. 

Para hacer los de coco, a la masa le añadiremos un par de cucharadas de coco rallado. Los pasaremos por el huevo y seguidamente los espolvorearemos con más coco rallado. 

Es la hora de meterlos en el horno. Los dispondremos en la bandeja y con un pincel los pintaremos con huevo. 

Una vez en el horno hay que controlarlos constantemente, ya que no tienen que cocerse, solo tienen que dorarse. Si quedan poco cocidos nos durarán más días. 

Así es como nos han quedado a nosotros. 


Os deseo una feliz castañada a todos!!

I. 

martes, 28 de octubre de 2014

Calabazas de Halloween sin necesidad de carvar.

Que por mucho que nos empeñemos, Halloween ya es nuestro. Y para los que reiteran que ellos son de castañada .... pues oye, que podemos ser de las dos cosas, que no hace falta elegir. Quieras que no, esa parte más festivalera de la celebración anglosajona nos ha conquistado. 


Este año mi hermana pequeña nos ha organizado una fiesta para que los niños se puedan divertir, rodeados de calabazas, arañas, brujas y demás parafernalia. Así que yo he podido aprovechar y decorar la casa con calabazas, pero a mi manera. Este año nada de pringarse y liarse con las pepitas y la pulpa!!


Necesitaremos: 

-calabazas (artificiales o naturales), 
-cinta de carrocero, 
-pintura blanca en spray, 
-chinchetas doradas, y 
-rotulador permanente.


En primer lugar cubriremos con cinta de carrocero, el rabito de las calabazas.Y en un lugar muy ventilado (es tóxico!!) pintamos nuestras calabazas con el spray. Como siempre hay que tener en cuenta que hay que aplicarlo como mínimo a 20 cm. si no la pintura chorrea y queda horroroso. 

Una vez bien secas, pintamos nuestros motivos con el rotulador permanente. 

Y ahora llega la parte divertida, y en la que los niños pueden ayudar, ...a clavar chinchetas!!. 


Y así ha quedado nuestra decoración de Halloween. 


Si os fijáis los botes son de color dorado, siguiendo la técnica del tutorial de la semana pasada. 


Nuestra decoración no da mucho miedo, pero podremos mantenerla hasta navidad. 


Espero que os sirva de inspiración.

I. 

jueves, 23 de octubre de 2014

Cookies de calabaza y chips de chocolate

Imposible resistirse. 

Tenemos la suerte de comprar la fruta y la verdura en l'Empordà. Un agricultor que tiene una nave industrial con todos sus productos. Y claro es pasar por delante de un contenedor lleno de calabazas a un precio de risa y no poder evitarlo. 

Además me gusta que los niños se den cuenta que en cada época es más lógico comer unos elementos que otros. Yo me acuerdo que de pequeña las cerezas se comían en verano y las castañas en otoño, ahora puedes encontrarlos en cualquier época del año. 

Ingredientes: 

-300 gr. de harina
-1/4 cucharadita de bicarbonato
-1/2 cucharadita de levadura en polvo
-una pizca de sal 
-1 cucharada de vainilla en pasta o extracto
-250 gr. de azúcar moreno
-115 gr. de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
-200 gr. de chips de chocolate
-100 gr. de puré de calabaza 

A este tipo de galletas se le pueden añadir especias: canela, nuez moscada, clavo, gengibre ... pero en mi casa son muy especiales y las prefieren sin nada.

Preparación: 

Precalentamos el horno a 170º. 

Lo primero que tenemos que hacer es preparar el puré de calabaza, que es lo más entretenido. Pelamos y cortamos la calabaza a dados. En una sartén ponemos una cucharada de mantequilla, y cuando esté caliente añadimos la pulpa de la calabaza. A fuego medio la dejamos que se vaya haciendo. Cuando esté blandita, la escurrimos y pasamos por la batidora. Y ya tenemos nuestro puré. Lo mejor de todo es que si te sobra puedes congelarlo tranquilamente para otra vez. 

Tamizamos la harina, el bicarbonato, la levadura y la sal y reservamos. 

Batimos el azúcar con la mantequilla hasta conseguir una mezcla homogénea y esponjosa. Añadimos el huevo y la vainilla y batimos bien. 

Añadimos el puré de calabaza, batimos y vamos incorporando poco a poco la harina hasta que esté totalmente integrada. Finalmente añadiremos los chips de chocolate y lo mezclaremos con una espátula.

Con la ayuda de una cuchara de helado, iremos colocando bolitas de masa en la sartén dejando unos diez centímetro entre galleta y galleta ya que se expanden. Probar con la cantidad de masa, a mi al principio me salieron unos galletones dignos de Trikki, el monstruo de las galletas!!

Horneamos unos diez o doce minutos (dependerá del horno). Cuando las saquemos las dejaremos un minuto reposando antes de pasarlas a la rejilla de enfriado, ya que se rompen fácilmente. 

Se pueden guardar en un bote hermético y duran bastantes días, sino te las zampas antes!


Si os animáis, ya me contaréis.

I.

martes, 21 de octubre de 2014

Eligiendo colores para la navidad.

La verdad es que ni por asomo se me había ocurrido pensar en la navidad. Es que realmente este año no acompaña el tiempo. Comer panellets en manga corta me parece irreal y mucho más recordarme que en menos de dos meses empezaremos a decorar la casa para las fiestas navideñas. 

Pero el otro día, Marta, me lo recordó y me dio que pensar. 

Así que ya he comenzado a pensar en las navidades (a la misma vez que preparo el cumpleaños de los niños, si lo se ... multifunción). 


Yo no se vosotros, pero yo soy la loca de los botes, y claro los guardo todos. De yogur, de olivas, de anchoas (estos van genial para la mermelada, porqué al ser pequeñitos, nunca se pone mala!) ...


Así que aprovechando que para el cumpleaños de los peques estamos haciendo de grafiteros durante el finde, se me encendió la bombilla ... ya tenemos el primer tutorial navideño!!! (ya os digo este año gano hasta al Corte Inglés!!)

Unos botes de cristal, cinta de carrocero y pintura en spray. Solo hay dos secretos: 

1.- Aplicar bien la cinta de carrocero, para que no se manche la zona que no va pintada. 

2.- Colocar el spray a por lo menos 20 cm del bote, antes de rociar la pintura, porqué si no la pintura resbalará en unos churretes bastante antiestéticos (os lo digo por experiencia ;)). 


Ahora de momento se mezclan entre la decoración habitual de casa. Dentro de dos meses formarán parte de nuestra navidad.

Espero que os sirva de inspiración. 

Inés.  

viernes, 17 de octubre de 2014

Hacía mucho tiempo, que tenía mucha ganas de personalizar mis pedidos. 

Algo más uniforme y más yo. 

Conocía Selfpackaging desde que comenzaron y siempre me ha gustado su filosofía de empresa. Además de que todos sus productos son un amor.


Así que esta semana me decidí hacer mi primer pedido. Genial!! Superprofesionales, rápidos, detallistas (incluso te ponen una caja de más por si tienes algún problema con el montaje). Tienen una variedad inmensa de productos, y su sección de inspiración no tiene desperdicio!!. Es más te manda alguna muestra de caja para que compruebes que es realmente lo que necesitas.  

Y los contras, que aunque son poquitos, los hay: si haces un pedido pequeñito te sale más caro que si haces uno grande, y los gastos de envío son elevados (aunque ellos en esto no creo que puedan hacer demasiado!!).


Ahora ya tengo mis cajitas!! Un poco de puntilla, un poco de cuerda ... y ya están preparados para correos. 

Si necesitas packaging para tu miniempresa, si te casas o incluso para los regalos de navidad, no dejes de pasarte por su web. 


Espero que paséis un buen fin de semana. 

Inés. 

martes, 14 de octubre de 2014

Rosquillas

Ésta es de esas recetas que conoces desde pequeña. 

No recuerdo ni una sola vez en la que se hicieran rosquillas en casa de mi madre o de mi abuela, en las que no participáramos todos. 

A mis hijos todavía no les apetece participar (y más teniendo en cuenta que es una masa bastante enganchosa!!), pero estoy segura que heredaran las receta!!.


Ingredientes:

- 200 gr. de azúcar
- 100 gr. de aceite de girasol
- 500 gr. de harina de repostería
- 50 gr. de anís
- 3 huevos
- un sobre de levadura 
- la piel de un limón (solo la parte amarilla) 
- un pellizco de sal 
- aceite para freir 


Preparación: 

Como yo no tengo termomix, vereis que es una manera bastante rudimentaria pero que nos servirá a todos. 

Primero pongo el azúcar con la cascara de limón en el vaso de cuchillas de la batidora y lo pico lo máximo posible. 

Pongo el azúcar en un bolw grande y le añado el aceite de girasol y lo mezclamos bien. A continuación incorporamos los huevos y lo volvemos a batir y por último le toca al anís. 

En otro bol a parte, mezclamos la harina, con la levadura y la pizca de sal. Añadimos la mitad a la mezcla de líquidos, tamizándolo. 

Lo ligamos bien y añadimos la otra mitad. Tiene que quedar una masa blanda pero que se pueda manejar con las manos. Si está demasiado blanducha podemos añadir un poco más de harina. 

Yo para manipular la masa me pongo aceite en las manos. Hago churrillos, que no sean ni muy grandes ni muy finos, y los unimos en forma de aro. 

A continuación las freímos en una sartén con abundante aceite caliente. Una vez doradas, las sacamos y las dejamos escurrir en papel de cocina. 

Y finalmente las cubrimos con azúcar glas. 


Y ahora toca disfrutar!!

I.