17 dic. 2018

Corona navideña de chocolate

Os acordais que os comentaba hace un es que empezaba a organizar cosas de Navidad, que no quería que este año me pillara el toro?? Pues este año y sin que sirva de precedente, ya tengo casi todos los regalos, el menú elegido, las decoraciones preparadas, vaya que estoy que no me lo creo ni yo. 

Aprovecharemos esta semana para acabarlo las cositas que han quedado sueltas y entraremos en la cocina, que es de las partes más divertidas. 

El mes de diciembre es unes bastante ajetreado, cenas de empresas, cenas con amigos, y este sábado tenemos una comida en casa con muy buenos amigos, y estoy pensando en el postre. Que tal esta corona de chocolate?? 

No es difícil de hacer, pero si entretenida ya que hay que dejar levar unas tres veces. 






Ingredientes:

Prefermento:
135 gr de harina de fuerza 
75 gr de agua 
5 gr de levadura fresca

Masa: 
el prefermento 
400 gr de harina de fuerza 
75 gr de azucar 
120 ml de leche 
120 gr de mantequilla blanda 
3 yemas de huevo 
una pizca de sal 

Relleno: 
50 gr de azúcar 
80 gr de mantequilla ablandada 
3 cucharadas de cacao en polvo 

Para decorar: 
almendras laminadas











Para hacer el prefermento añadimos los ingredientes en un bol, los mezclamos bien y los dejamos reposar en un sitio que no haga frío y que no tenga corrientes de aire, hasta que doble su tamaño. El mío tardó más o menos 40 minutos. Sencillamente, empecé muy temprano, en la mañana, y hacía fresquero en casa. 




Cuando nuestro prefermento haya levado lo llevamos a un bol grande y vamos añadiendo el resto de ingredientes, menos la mantequilla, y mezclando muy bien ya que es una masa espesita. Amasamos dos minutos, y lo dejamos reposar diez minutos. Esta secuencia la usaremos tres veces para que nuestra masa quede más fina.

Ahora es el momento de añadir la mantequilla en tres veces. Es la parte pringosa de la receta, ya que se tiente que incorporar en la masa. Amasamos constantemente hasta que nuestra masa sea elástica y supere la prueba de la membrana. Solo tienes que coger un pedazo de masa y estirarla entre los dedos y comprobar que no se rompe, sino que es elástica. 

Cuando llegamos a este paso, metemos la masa en un bol con aceite y la tapamos con film y un trapo en un lugar calentito. Dejamos levar hasta que doble el tamaño. 

De mientras, y para aprovechar el tiempo podéis ir haciendo el relleno. Sencillamente mezclamos los ingredientes en un bol y lo reservamos. 

Cuando veamos que nuestra masa ha levado lo suficiente, la llevamos a la encimera y la apretamos bien con las manos para que salga todo el gas que tiene la masa. 

Pasamos el rodillo para formar un rectángulo, yo recorté los bordes para que quedara perfectos, intentando que tenga el mismo espesor por todos los lados. 

Añadimos y extendemos el relleno dejando los laterales limpios para poder cerrar nuestro rollo. Cuando ya tenemos el relleno bien extendido enrollamos nuestra masa (desde uno de los laterales más largos) para que nos quede "un churro" gigante. 

Con un cuchillo bien afilado y con mucho cuidado porque es muy pringoso lo cortamos longitudinalmente y lo trenzamos. Cerramos en forma de circulo, intentando que quede lo mejor cerrado posible para que no se abra durante la cocción. 

En una bandeja con papel de horno ponemos nuestra trenza la pincelamos con mantequilla derretida y la espolvoreamos con almendras laminadas. La tapamos con film y con un trapo y la dejamos levar hasta que doble el tamaño.

Precalentamos el horno a 200 grados. 

Cuando ya esté levada la llevamos al horno durante 25 minutos vigilando para que no se dore demasiado. La sacamos y la dejamos enfriar antes de darnos el festín de nuestra vida. 




Esta receta está basada en la trenza de frambuesas de Miriam de El invitado de invierno.


2 dic. 2018

Bundt cake especiado de Navidad.

Nuestro desayuno de Navidad es siempre churros con nata y chocolate. Era el desayuno que nos hacía mi madre después de abrir los regalos de Papá Noel, y es el desayuno que sigo haciendo para mi familia ese día, incluidas mis hermanas y sus familias. 





Así que esta maravilla de bundtcake lleno de sabores y de olores lo vamos a dejar para el día de San Esteban que en Cataluña también se celebra. 





Me encanta el puntito picante de la pimienta mezclada con el dulzor de la miel. Y si ya le añadimos canela, vainilla, clavo y jengibre ... os puedo asegurar que toda vuestra casa va a oler a Navidad. 

Os dejo la receta por si queréis probarla !





Ingredientes:

390 gr harina 
240 gr mantequilla temperatura ambiente 
200 gr azúcar moreno 
250 gr miel 
3 huevos 
240 ml buttermilk 
1 cucharada extracto vainilla 
30 gr jengibre en polvo 
10 gr canela en polvo 
2,5 gr de pimienta de Jamaica en polvo 
2,5 gr de clavo en polvo 
5 gr de bicarbonato 
2,5 gr de sal 





Precalentamos el horno a 180 gramos y engrasamos nuestro molde. Reservamos. 

En un bol tamizamos la harina, las especias, el bicarbonato y la sal. Mezclamos bien y reservamos. 

En otro recipiente mezclamos el buttermilk y la vainilla. Reservamos. 

En un bol grande mezclamos la mantequilla y el azúcar y batimos unos cinco minutos, hasta que esté esponjoso. Añadimos la miel y seguimos mezclando. Y a continuación incorporamos los huevos y batimos hasta que esté todo ligado. 

Bajamos la velocidad de la batidora y añadimos la mitad de la harina, cuando esté integrado añadimos la mitad del buttermilk. Continuamos intercalando los ingredientes hasta que tengamos una masa totalmente ligada. 

Introducimos la masa en el molde haciendo que llene bien los huecos. Como mi molde es más bien pequeño, me dio para unos cuantos moldes individuales. 

Llevamos al horno durante 50 minutos, haciendo la prueba del palillo para ver si está totalmente cocido. 

Sacamos del horno y dejamos enfriar en el molde durante diez minutos. Transcurrido ese tiempo desmoldamos con cuidado y lo dejamos enfriar en una rejilla hasta que esté totalmente frío. 

Decoramos con azúcar glase y le añadimos las frambuesas. 

A disfrutar !!!

19 nov. 2018

Galletas de canela navideñas.

Pues ya está aquí!! Como os comentaba el otro día, hoy doy el pistoletazo de salida de las preparaciones navideñas. 

A un mes vista me parece el momento perfecto para empezar. Y es que ya bastante locos vamos por la vida como para añadir recetas, regalos, actividades o calendarios de adviento de ultimo momento. Yo por lo menos necesito tiempo para tenerlo todo preparado, o por lo menos organizado. 








Así que mi intención es durante todo un mes compartir con vosotros todo lo que yo voy preparando, por si os sirve de inspiración o ayuda. 

Como estas galletas de canela. Te sirven como desayuno, merienda, regalo para profesoras o para llevar a alguna visita. Incluso lo podéis poner como actividad a hacer con los niños, en uno de los saquitos del calendario de adviento. Pensad que las vacaciones de Navidad en el cole, son largas y es bueno tener planes divertidos para hacer con ellos. 







Así que aquí os dejo la receta. 

Ingredientes: 

320 gr harina 
100 gr azúcar glase 
125 gr mantequilla a temperatura ambiente 
1 huevo 
1 cucharadita canela 
leche 
azúcar glase para decorar







Elaboración: 

En un bol ponemos la mantequilla y batimos suavemente hasta que esté esponjosa. Añadimos el azúcar glase y seguimos batiendo siempre a muy suavemente. 

Añadimos el huevo y seguimos batiendo. 

Tamizamos la harina y la canela. Y la vamos añadiendo poco a poco a nuestra masa. Cuando esté todo integrado veréis que la masa no queda ligada, más bien como migas. Aquí es donde entra en juego la leche. Hay que ir con cuidado para que no quede demasiado líquida, así que la mejor manera es ir añadiendo cucharada a cucharada hasta que la masa quede compacta y no pegajosa. 

Una vez que la tenemos hacemos una bola y la cortamos en cuatro pedazos. 

Cada pedazo la ponemos entre dos hojas de papel del horno y amasamos con nuestro rodillo hasta que quede una lámina fina de unos 3 mm. Hacemos lo mismo con el resto y las llevamos a la nevera. ahora es el momento de dejar enfriar para que las galletas no pierdan la forma al llevarlas al horno. A mi me gusta hacerlas de un día para otro, pero si no te da el tiempo déjalas por lo menos un par de horas. 

Pasado el tiempo de enfriado sacamos una de las porciones y las cortamos con el molde que hayamos elegido. Las ponemos en la bandeja del horno, o como en mi caso en un papel de horno, ya que la bandeja no me cabe nunca en la nevera, y las llevamos a enfriar media hora más. 

Antes de volver a sacarlas precalentamos el horno a 180 grados.

Pasada la media hora de enfriamiento, sacamos nuestras galletas y las llevamos al horno entre 12 y 15 minutos, cuando ya empiezan a dorarse. 

Sacamos la bandeja y las dejamos enfriar un poquito y enseguida las pasamos a una rejilla para que acaben de enfriar. 

Hacemos lo mismo con las otras porciones de masa de galleta que tenemos en la nevera. Con los recortes de las galletas, hacemos otra bola y la volvemos a llevar a la nevera. Como mucho podemos volver a hacer esto un par de veces, ya que no se vuelven a enfriar como las primeras. 

Espolvoreamos con el azúcar glase, y a disfrutar!!





Espero que os gusten!!




12 nov. 2018

Bundt cake de mandarina con glaseado.

Queda poco más de un mes para que lleguen las navidades. 

Ese tiempo en el que ya empiezas a tener la cabeza en modo celebraciones, y en el que las listas empiezan a ser interminables. 

Antes de que empiece la vorágine y empecemos a ir corriendo con mil cosas por hacer, nada me apetecía más que sentarme tranquila con un trozo de bundtcake de mandarinas y un buen café por las mañanas. 

Es curioso como un ingrediente tan humilde como las mandarinas puedan dar un resultado tan elegante como este bundt. 

Si queréis compartir conmigo este remanso de paz, aunque sea por poco tiempo, os dejo la receta. 









Ingredientes: 

170 gr de harina de trigo 
70 gr de harina de garbanzo 
2 cucharaditas de levadura en polvo 
una pizca sal 
ralladura 3 mandarinas
200 gr de azucar moreno 
175 gr mantequilla a temperatura ambiente
3 huevos 
1 cucharadita extracto vainilla 
50 gr de zumo de mandarinas 
90 gr de nata 






Elaboración: 

Precalentamos el horno a 180 grados. 

Engrasamos bien nuestro molde y lo reservamos 

En un bol ponemos el azúcar moreno y la mantequilla y batimos hasta que esté esponjoso, más o menos unos 4 minutos.

Añadimos los huevos de uno en uno, mezclando bien antes de añadir el siguiente. 

Ahora es el turno del zumo de las mandarinas y la nata. Volvemos a mezclar bien. 

Incorporamos la harina, la levadura, la ralladura de las mandarinas, la sal y la cucharadita de vainilla. Mezclar hasta obtener una pasta homogénea 

Disponemos la masa en nuestro molde engrasado y horneamos unos 45 minutos. Vigilando siempre ya que no todos los hornos son iguales. Pinchad un palillo para ver si sale limpio y así sabremos que está totalmente cocido. 







Lo sacamos del horno y lo dejamos reposar en el molde durante 10 minutos.  Pasado este tiempo desmoldamos y dejamos enfriar totalmente. 

Podéis tomarlo así, tan ricamente, pero a los niños les encanta el punto que le da el glaseado. Así que apuntad: 

Ingredientes glaseado: 

6 cucharadas de azucar glas 
4 cucharadas de leche 

Lo mezclamos bien y lo disponemos por encima de nuestro bundt cake. 






Y ahora toca disfrutarlo!!




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...