20 sept. 2018

Curry de pollo otoñal

Ya hace una semana que hemos vuelto al cole y ya da la sensación de que las vacaciones pasaron hace mucho muchísimo!! Aunque intentamos resistirnos a las tardes que oscurece a las ocho, la verdad es que en nada tenemos el otoño aquí.

A mi ya me apetece empezar a cambiar la ropa de verano, porque yo no se los vuestros pero como tarde mucho en llegar el fresquito, los niños van a ir de "Pepito va de corto"!! y es que lo bien que les sienta a los críos las vacaciones, crecen que da gusto y claro, entre los estirones y los trotes de la ropa a este paso no voy a tener que ponerles!!







Y también me apetece a cambiar ensaladas, ensaladillas y salmorejos, por otros platos más otoñales. 

Creo que este curry de pollo os va a gustar. Además de de rico es facilísimo de hacer!

Como os dije la receta es de mi querida Leticia de @revelandosabores




INGREDIENTES

1 kg pechugas pollo
400 ml  leche de coco
2 cebollas
2 tomates
2 ajos
4 cucharaditas curry
1 cucharadita de jengibre rallado
2 tomates
Arroz basmati
Champiñones
Tirabeques (o judías, o calabacín, lo que más te guste)
sal
pimienta
aceite de oliva




Limpiamos y cortamos el pollo en trocitos pequeños, piensa que no utilizaremos cuchillo para comer. Salpimentamos y reservamos.

Limpiamos y troceamos los champiñones. Los ponemos a fuego medio en una sarten para que saquen el agua. Cuando esta se halla evaporado, le añadimos un par de cucharadas de aceite, salpimentamos y le bajamos el fuego hasta que estén cocidos al punto.

Picamos la cebolla en juliana.

en un mortero picamos el jengibre y el ajo, añadimos una cucharada de agua y mezclamos hasta obtener una pasta.

Pelamos el tomate, lo cortamos en cubitos pequeños.

En una olla con agua caliente, hervimos nuestro arroz, siguiendo las instrucciones del paquete.

En otra olla con agua hirviendo, añadimos los tirabeques y los dejamos durante un par de minutos. Los escurrimos y los pasamos por agua fría para que conserven su bonito color verde.  Reservamos

Ponemos a calentar el aceite en una parte, más o menos que cubra el fondo y lo calentamos a fuego medio. Añadimos la cebolla y la salamos. La dejamos en el fuego hasta que esté pochada. Aunque a mi me gusta un puntito más hecha.

Añadimos la mezcla del mortero (ajo, curry  y jengibre).

Lo mezclamos bien y lo dejamos un par de minutos.

Añadimos el tomate y lo dejamos cocinar un par de minutos más. En ese momento subimos el fuego y añadimos el pollo, removiéndolo para que quede cocinado por todos los lados. Cuando veamos el pollo hecho añadimos la leche de coco y dejamos cocinar cinco minutos a fuego suave para espesar la salsa.

Y ahora solo queda montar el plato. Arroz al fondo, tirabeques, champiñones y el curry con su salsita. Podemos poner unas rodajas de lima o de limón para darle un toque fresco en el último momento.



Buen provecho!!

13 sept. 2018

Volver a empezar, otra vez. Y un cake marmoleado con cobertura de chocolate para hacerlo mejor!


Y llega un día en el que te sientes como si de un tortazo te sacaran de tu zona de comfort. Y no, no es nada agradable. Es una mezcla de sensaciones horrorosa. 

Así me sentí a primeros de marzo, cuando después de quince años trabajando en el mismo lugar, mi vi en la calle de un día para otro.  Sin una preparación, sin una pista y casi sin un porque. 

Y es que al final por mucho que no queramos darnos cuenta, nadie es prescindible. Te creas una rutina y parece que nada va a cambiar. Pero todo cambia y mucho. 

De la noche a la mañana me vi despojada de esa seguridad que te da la rutina. Dolor, incredulidad, estupor, sensación de inseguridad y miles de sentimientos que no sabes como gestionar. 

Luego poco a poco, y gracias a todos los que me rodean y me quieren, me he  dando cuenta de que no todo es negativo, que tal vez es el momento de parar y escucharme. Escucharme después de diez años corriendo como pollo sin cabeza y ser la última prioridad de mi vida. Pensar en que es lo que realmente quiero hacer con  el resto de  vida. Darme una oportunidad de hacer lo que siempre he querido. 

He pasado estos meses, dándole vueltas sin parar a la cabeza. Y disfrutando de los míos, que ya me tocaba. 

Este septiembre vuelvo a lo grande, con ganas de comerme el mundo y con mil y un proyectos en la cabeza. ¿Te quedas conmigo? ¿Tienes ganas de saber más? os voy a ir contando poco a poco. 

De momento, vuelvo al blog con esta deliciosa receta, por si queréis endulzar lo poquito que nos queda del verano.

Cake marmoleado con cobertura de chocolate 

Ingredientes: 

380 gr de harina 
500 gr de azúcar 
130 gr de cacao en polvo 
190 gr de agua 
5 huevos grandes 
320 gr de mantequilla temperatura ambiente
120 ml de leche entera
3 gr de sal 
8 gr de levadura en polvo 
4 gr de bicarbonato 
1 cucharada de pasta de vainilla 

Ingredientes de la cobertura de chocolate: 

120 gr de chocolate de cobertura 
120 gr de nata 




Elaboración 

Engrasamos nuestro molde.

Ponemos a precalentar el horno a unos 180 grados. 

Tamizamos la harina, la levadura en polvo, el bicarbonato y la sal. Reservamos 

En otro bol mezclamos 100 gr de azúcar,  el cacao en polvo y el agua y mezclamos bien. Reservamos también. 

En otro bol ponemos el resto del azúcar y la mantequilla. Lo batimos hasta que esté todo integrado (más o menos unos dos minutos). Añadimos la vainilla y seguimos batiendo. 

Vamos echando los huevos de uno a uno ligeramente batidos, y no añadimos el siguiente hasta que se haya mezclado perfectamente. 

Incorporamos la harina en tres tandas, alternando con la leche, que también la añadiremos en tres tandas. Empezando siempre por la harina. 

Separamos la masa en dos partes y a una de ellas le añadiremos la mezcla del azúcar y el cacao en polvo, batiendo bien para que queden ligadas. 

Una vez que ya tenemos las masas preparadas cogemos nuestro molde y vamos añadiendo una cucharada de cada masa alternativamente. Normalmente para que las capas sean más fluidas, con una brocheta de madera (y una vez incorporada la totalidad de las masas) lo mezclo todo con mucha suavidad, así el corte es mucho más bonito. 

Lo horneamos unos 60 minutos (ir vigilando porque cada horno es un mundo) y ya sabéis que para saber si está perfectamente cocido solo tenéis que introducir un palillo y si sale seco ya lo podéis retirar del horno. 

Lo dejamos enfriar en la rejilla y pasados quince minutos  le damos la vuelta hasta que se enfríe del todo y  podemos desmoldar. 




Mientras tanto vamos preparando nuestra cobertura. 

Ponemos en un cazo a fuego medio la nata cuando empiece a hervir echamos en chocolate cortado en trocitos pequeños y removemos enérgicamente hasta que se haya desecho. Lo dejamos entibiar un ratito y lo podemos echar por encima de nuestro bizcocho una vez desmoldado. 



Y ahora llega lo mejor de la receta ... a disfrutar!!


26 abr. 2018

Merluza en salsa verde, una comida de primavera en el jardín.



Por fin ya ha llegado la primavera, aunque pareciera que no fuese a llegar nunca, con todas las lluvias que hemos tenido. 

Pero como todo, al final, llega. Parece que hemos dejado atrás los abrigos y las botas. Hoy incluso he dejado de llevar chaqueta. 




















Así que, cuando hace unas semanas picaron a mi puerta y me entregaron mi nueva y primaveral marmita de Le Creuset, supe inmediatamente que es lo que iba a hacer. 

¿Por qué no me digais que no se presta a una comida en el jardín? Es una preciosidad de cazuela, llena de flores,  con lo que a mi me gustan!!

Así que, mesa al jardín, sombrilla, vino blanco fresquito ... y los pies descalzos en la hierba. 

Supongo que es la primera de muchas comidas y cenas en el jardín este año, pero la primera, siempre es muy especial. 

Toma nota de los ingredientes, porque seguro que te va a gustar!!





Ingredientes para cuatro personas: 

4 rodajas grandes de merluza
16 almejas 
1 cebolla y media 
3 dientes de ajo 
150 ml  de vino blanco 
250-300 ml de caldo de pescado 
2 puñados de guisantes
1 manojo de perejil 
harina 
sal 
pimienta 
aceite de oliva



Salpimentamos las rodajas de merluza y las enharinamos ligeramente. En nuestra cazuela añadimos aceite, lo justo para cubrir el fondo y doramos suavemente el pescado. 

Cuando ya estén doradas, las sacamos del fuego y reservamos. 

Mientras tanto pelamos y picamos en trocitos pequeños los ajos y los ponemos a freír en la cazuela donde hemos dorado la merluza, no dejaremos que se tuesten demasiado. 

Picamos la cebolla y la añadimos a los ajos. Dejamos que se poche hasta que se vea transparente. Cuando alcance ese punto añadimos una cucharada de harina y la cocinamos durante un par de minutos. 

En ese momento añadimos el vino blanco y el caldo muy poquito a poco para que no se nos creen grumos con la harina. Y dejamos cocer durante diez minutos. 

Mientras tanto en un cazo aparte abrimos nuestras almejas, ya que si lo hacemos directamente en la cazuela y tuvieran arena, arruinarían nuestro plato. 

Lavamos y picamos el perejil. Reservamos. 

Pasados los diez minutos, añadimos las rodajas de pescado en la cazuela, los guisantes y el perejil. Tapamos la cazuela y la dejamos otros cinco minutos haciendo chup-chup. 

Justo antes de servir añadimos las almejas. Si queréis también se pueden añadir huevos duros, espárragos, patatas... Eso ya va al gusto. 

Servimos la merluza y nos aseguramos de llevar un buen pan y un vino blanco bien fresco a la mesa!!





9 abr. 2018

Desayuno sano con vasitos de queso quark con frambuesas.


Aquello de desayunar como un rey que siempre hemos oido a nuestras abuelas tendríamos que llevarlo tatuado en la frente para no olvidarnos. 

Que levante la mano el que no haya tomado un café por la mañana, con la falsa promesa de un tentempié  a media mañana, y ha llego a la hora de comer medio mareado y con una vergüenza del cupón por la melodía que suena en nuestras tripas. 

Pues eso, que tenemos que intentar hacer un buen desayuno, aunque reconozco que hay momentos difíciles. Pero una barrida energética, un bocadillo pequeño, lo que sea que nos de energía suficiente para llegar a la hora de comer sin devorar como si no hubiera un mañana. 




Así que os dejo una receta de esas rápidas y sencillas, que podéis conservar en la nevera durante unos días, aunque ya os digo que en mi casa volaron. 



Ingredientes: 

400 gr de queso quark (puedes usar yogur griego, queso fresco batido...)
1/2 paquete de galletas de avena 
3 cucharadas miel 
3 dátiles 
200 gr de frambuesas 
Escamas de coco 
Crunchy de quinoa y cualquier otra cosa que te apetezca para decorar: 




Trituramos las galletas y las repartimos entre nuestros recipientes.

En el vaso de la batidora añadimos el queso, las frambuesas (reservamos algunas para decorar), los dátiles sin hueso y sin piel y la miel. Batimos hasta que todo esté integrado. Lo repartimos en los vasitos,

Y decoramos al gusto. Fácil, rico y sano!! 

Feliz semana!


21 feb. 2018

Flan de Huevo de la yaya.

En casa nos gusta tener los menús del fin de semana organizados. Llegar al viernes y saber que cada uno va a poder cocinar algo que le apetezca muchísimo. Tengo la suerte en que en casa nos gusta cocinar a los dos, así que por eso no hay ningún problema. Es más, si podemos adelantar en el menú semanal, cocinamos algo de más. 

Normalmente un día toca barbacoa, ya que a mi marido le encanta. Reconozco que al principio la idea de la carne a la brasa semana si y semana también no me apetecía demasiado, pero ahora mismo es una nueva forma de cocinar, y la variedad de recetas es increíble!! Verduras, pescado, carne y hasta pizzas!! y luego el día restante me toca a mi hacer algún plato especial y por supuesto el postre. 

Los viernes, si se puede, por la noche toca marisco, es casi una tradición.  Y es que estando a cuatro kilómetros de la playa es imposible no caer en la tentación 

Normalmente solemos tirar de productos de temporada, pero sobretodo intentamos dejarnos guiar por lo que hay en nuestra nevera. Y es que al pasar los fines de semana en el campo, aprovechamos para comprar los mejores productos locales. Después es cuestión de congelar y tener la despensa llena.  

En esta ocasión tenía muchos huevos camperos, y había que usarlos. Algo así como cocina de aprovechamiento, pero en dulce!!

Estos flanes son los que se han hecho en casa de toda la vida. Huevos, leche y azúcar!!!



En esta ocasión tenía muchos huevos camperos, y había que usarlos. Algo así como cocina de aprovechamiento, pero en dulce!!

Estos flanes son los que se han hecho en casa de toda la vida. Huevos, leche y azúcar!!!






Ingredientes:  

5 huevos  XL 
750 ml de leche entera
10 cucharadas de azúcar (dos cucharadas por cada huevo)

Ingredientes para el caramelo: 

150 gr de azúcar 
2 cucharadas de agua 






Precalentamos el horno a 180 grados. 

Empezaremos preparando el caramelo en un cazo. Lo ponemos al fuego y cuando esté caliente añadimos el azúcar y el agua y lo dejamos que llegue a ebullición sin tocarlo. Cuando empiezan a aparecer las pequeñas burbujitas cojemos el cazo por el mango y lo vamos girando para que todo el azúcar se caramelice pero sin removerlo con la cuchara. 

Cuando tenga un color dorado lo vertemos en nuestros moldes con mucho cuidado porque el caramelo quema muchísimo. Eso es algo que he aprendido de bien pequeña, jaja

Ponemos una bandeja,  con agua más o menos a la mitad, y la ponemos en el horno.  

En un bol batimos los huevos y añadimos el azúcar y la leche. Esta es la crema que podremos encima del caramelo de nuestros moldes. Y ahora, los llevamos al baño María, donde el agua ya habrá cogido temperatura. 

Más o menos, en vasitos individuales, son unos 35 minutos. Pero como los hice en vasitos de varios tamaños tuve que estar vigilándolos, ya que no todos tenían el mismo tiempo de cocción. Para saber si están cocidos, pincho con un palillo y si este sale limpio es que ya están listos. 

Una vez sacados del horno, llega la peor parte de la receta!! Si lo siento, necesitan reposo y algo de frío. Así que aquí empieza la ardua tarea de ir escuchando ... "falta muchooo"!!

No falta casi nada, solo tienes que tapar los moldes con un poco de film y llevarlos a la nevera para que se asiente y se enfríen. Ya veras lo poco que duran y lo rápido que vuelven a pedirte más!!.   



13 feb. 2018

Desayuno de San Valentín. Tostadas de queso de cabra y fresas con reducción de vinagre de Módena.

Que levante la mano la que no está como loca esperando las frutas de verano!?!?!

Llevemos un par de semanas comiendo fresas en casa, pero esta semana no me conformé con unas cuantas fresas, sino que me llevé una caja entera. 

Eso significa que tienes que comerlas pronto o por lo menos preparar algunos postres para toda la semana. Unas fresas con panela y vinagre, o con zumo de naranja, o incluso si tienes tiempo un pastel.





E incluso, más teniendo en cuenta que mañana es San Valentín, un desayuno espectacular!!



Unas tostas de queso de cabra con fresas!!

Es una receta de esas rápidas, sencillas y muy ricas, que lo mismo te sirven para el desayuno, que para un aperitivo. Incluso si no haces sobre tostadas francesas, te puede servir de postre.



Ingredientes: 

Una rodaja de queso de cabra 
Fresas 
Reducción de Módena 
Menta 

Cortamos en pan en rebanadas y las tostamos. 

El queso de cabra lo chafamos con un tenedor y lo disponemos encima de las tostadas. 

Lavamos y cortamos las fresas y las ponemos también encima de las tostadas. 

Y por último le añadimos reducción de módena al gusto y un poquito de menta picada por encima. 

Y ya está!! a disfrutar del desayuno!!




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...