9 jun. 2016

Pastel de queso, nata y caramelo salado. Y fotos en el trigal

Junio es un buen mes!! es el mes del pistoletazo de salida del verano. Pero también es un mes agónico de esos que parece que no pasen nunca. 

Ellos ya están cansados del colegio, de la rutina, de exámenes y proyectos. 

Cuando yo era pequeña no vivíamos esa ansiedad, que a mi parecer les hemos pasado nosotros a nuestros pequeños!!

No recuerdo vivirlo como el sprin final de algo. Bueno el único tirón final que recuerdo es el que dábamos cada año mis hermanas y yo gracias a unas convenientes anginas, jiji



Ahora los pobres, entre acabar los exámenes, decidir a que casal o a que colonias ir, preparar las cosas para el próximo curso (que ya será cuarto!!), creo que todo eso les crea ansiedad y por eso también me decía Adrià el otro día, que estaba cansado y que necesitaba descansar. Me dio que pensar!!

Realmente es lo que quiero para mis hijos?? Por favor, si solo tienen ocho años!! A su edad yo solo pensaba en la cantidad de helados que me iba a comer, las veces que iba a poder saltar de espaldas a la piscina y cuantas costras iba a poder lucir en mis rodillas. 



Me ha dado que pensar, y mucho. 

Este verano voy a intentar pensar más como un niño!!


Nada de planificarles las vacaciones!!! Sencillamente voy a dejarles disfrutar como lo que son!! y que puedan cargar las pilas el máximo posible, no solo de energías si no también de emociones y nuevas experiencias!!. 

Y para compensar la chapa que os he dado, os dejo una receta para endulzaros el fin de semana!



PASTEL DE QUESO, NATA Y CARAMELO SALADO

Ingredientes: 

Para la base: 

- 300 gr de galletas tipo digestive. 
- 90 gr de mantequilla derretida. 

Para la crema de queso: 

- 800 gr de queso tipo Philadelphia
- 175 gr de azúcar moreno 
- 4 huevos 
- una pizca de sal 
- una cucharadita de extracto de vainilla

Para el copete de nata: 

- 500 gr de nata líquida 35% 
- 2 cucharadas azúcar glas

Para el caramelo líquido: 

- 160 gr de azúcar
- 60 gr. de mantequilla
- 2 gr de escatas de sal ahumada 
- 120 gr  de nata 





Preparación de la base: 


Engrasamos el molde y ponemos papel de hornear en el fondo del mismo. El exterior de molde se tiene que cubrir con papel film  concienzudamente ya que lo pondremos al baño María. 

Precalentamos el horno a 160 grados. 

Ponemos una olla de agua a hervir. 

Molemos las galletas con la batidora o si no tenéis con la mano del mortero (metemos las galletas en una bolsa de congelar). Mezclamos las galletas y la mantequilla derretida. 

Disponemos la mezcla en el molde previamente engrasado y lo apretamos con los dedos o una cuchara para que quede cubierto todo el fondo y los laterales. Lo llevamos a la nevera durante una hora. 

Mientras tanto preparamos nuestra crema. Mezclamos bien el queso tipo Philadelphia con el azúcar moreno. Vamos añadiendo los huevos de uno a uno y seguimos mezclando. Añadimos la sal y la vainilla y seguimos mezclando hasta que tengamos una masa homogénea. 

Vertimos la crema en la base de galletas, vigilando que no llegue al borde, ya que al cocerse sube. 

En la bandeja del horno echamos agua hirviendo y ponemos nuestro pastel. El agua tiene que llegar más o menos a la mitad de nuestro molde.

Hornear durante una hora y media, siempre dependiendo de nuestro horno! Una vez cocido, haciendo la prueba del palillo, lo retiramos del horno y lo dejamos reposar como mínimo seis horas. Normalmente es mejor hacerlo de un día para otro. 



Para el caramelo saldado: 

Ponemos el azúcar a fuego lento en un cazo y dejamos que se deshaga convirtiéndose en un caramelo de color oscuro. 

Cuando lo tengamos preparado, añadimos la mantequilla previamente cortada en cubitos y la sal. Mezclamos bien. 

Incorporamos la nata a temperatura ambiente poco a poco, mezclando con una espátula de silicona hasta que esté totalmente ligado. 

La conservaremos en un bote de cristal para que se enfríe y espese. 

Para la nata: 

Para que la nata monte bien hay dos cosas importantes: una es que la materia grasa sea de más de 35% y dos que esté bien fría. 

Para eso, y antes de montarla, la dejo en el congelador unos quince minutos antes de usarla. Y a continuación llenó un recipiente con agua fría y cubitos de hielo. Dentro de ese recipiente pongo el bol donde voy a batir la nata. Así me aseguro que está muy fría. 

Añadirle azúcar glas al gusto. 

Y ahora ya solo queda montar el pastel. Y como no de cruzar los dedos para que os dejen hacer una foto, porqué os aseguro que volará. 


Espero que os guste!! 



3 jun. 2016

Pastel de fresas con tomillo y aceite de oliva con cobertura de mascarpone. Iª jornada instagastronómica de L'Empordà

Loca, loca, loca, loca, loca, loca, loca,loca, loca, loca, loca, loca!! En bucle y hasta el infinito!!

Al menos es lo que hubiera pensado hace unos años si me llegan a explicar que iba a formar parte de una red social, que me iba a gustar y que incluso iba a conocer a gente maravillosa. 

Porqué entre un poco tímida que es una y un mucho de descreída, pensaba que a estas alturas de la vida, los amigo son los de siempre y punto pelota. 

Pero luego descubres que hay miles de personas al otro lado de las pantallas. Personas de carne y hueso, con sus luces y sus sombras, y , porras, más afines a ti de lo que pensabas. 

Foto de @villic

Así que cansada de no poder acudir a eventos y demás por causas varias, pensé aquello de si no vas a la montaña ....

Y como tengo un marido que todo le parece bien y que se apunta a un bombardeo, quedó instaurada la I jornada instagastronómica de L'Empordà. 

Si, me traje la montaña a casa!! Anna (@floureta), Cristina (@cristina_querol), Cristina (Villic), Marielvira (@marielvira), Martina (@martina_evn), Mirin (@mirinclos), Noemi (@noemi_zomeno) fueron la montaña. 

Foto de @villic


Foto de @_floureta_



Foto de @villic

Foto de @villic

Pasamos un día genial en nuestro pequeño paraíso. Comida, risas, charla, vino y como no un pastel. 

Fue un placer tenerlas a todas a casa. Son todas y cada una de ellas maravillosas, divertidas, amables, cariñosas ...

Foto de @cristina_querol


Foto de @villic



Foto de @_floureta_




Foto de @villic


Foto de @noemi_zomeno



Foto de @villic


Foto de @cristina_querol

Foto de @cristina_querol



Foto de @_floureta_

Foto de @_floureta_


Foto de @villic



Foto de @villic








Foto de @villic

Si algo me ha quedado claro, es que no va a ser la última vez que abra las puertas de casa, porqué todos, y digo todos, lo hemos pasado genial!

Foto de @cristina_querol



Foto de @_floureta_




Foto de @_floureta_


Receta del pastel de fresas rustico con aceite de oliva, tomillo y mascarpone.

Base de bizcocho, para tres moldes de 18 cm

- 875 gr. de harina 
- 850 gr. azúcar 
- 30 gr. levadura en polvo 
- 175 gr. de aceite de oliva
- 450 gr de leche
- 20 gr azúcar avainillado 
- 3 huevos
- 1 cucharada de tomillo fresco picado 
- una pizca de sal 



Foto de @cristina_querol

Precalentar el horno a 180 grados. 

Engrasar los moldes con un poco de mantequilla y reservar. 

En un bol grande tamizar la harina, la levadura, el azúcar avainillado, la sal y el azúcar y mezclar bien. 

Añadir el tomillo, aceite de oliva y la leche y batir a velocidad baja hasta obtener una masa ligera, durante más o menos un minuto. 

Añadir los huevos y batir otro minuto hasta que la masa esté homogénea. 

Repartir la masa en los tres moldes hornearlo durante más o menos unos 25 minutos. Pero como siempre dependerá de vuestro horno, por lo tanto tendréis que ir vigilando y hacer la prueba del palillo. 

Dejar enfriar en una rejilla. 


Foto de @villic

Para decorar la tarta: 

- 750 gr de queso mascarpone
- 150 gr de azúcar glas
- 350 gr. de fresas 

Mezclar el queso con el azúcar glas hasta que esté totalmente integrado. Reservamos. 

Lavamos y partimos las fresas.

Ahora solo es cuestión de montar el pastel.

Bizcocho, capa de mascarpone y trocitos de fresa. Así hasta que tengamos nuestra tarta montada. Decoramos con unas ramitas de tomillo.


Foto de @cristina_querol


Foto de @villic

Por cierto agradecerles a  @cristina_querol@_floureta_@noemi_zomeno y @villic por sus fotos, ya que sin ellas no habría post.

Y gracias a todas por meteros en los coches, perderos, y hacer unos cuantos kilómetros para pasar un día tan increíble. 


Feliz fin de semana. 

I.



4 may. 2016

Coulant de chocolate. El pecado semanal.

Hay semanas que las 24 horas diarias, no son suficientes. 

Además parece que al llegar mayo, los niños están más cansados. El final de curso se empieza a notar.   Vamos con una marcha menos, pero con las mismas cosas por hacer que siempre. O más!. 

Por eso cuando llegan los fines de semana intentas descansar el máximo posible. Pero amigas, cuando llega mayo parece que los eventos sociales se multiplican. Por no hablar de los BBC. 


Pero no todo iba a ser malo!!  Al llegar mayo, se supone, que llega el calorcito. Se acabaron los abrigos, los jersey de lana y las botas!!



Y a finales de mes, seguro que empieza la temporada de la piscina. Oooooh, de eso si que hay ganas!! El olor a protector solar, niños morenitos, pies descalzos, polos, barbacoas y desayunos al aire libre!!. 





Y una de las cosas que me gusta de este tiempo es tener siempre algo en la nevera que te facilite una deliciosa comida rápida pero rica. 


Porqué puede haber algo mejor que tener estas delicias guardadas en el congelador y que en ocho minutos de horno lo tengas en la mesa calentado??

Ingredientes: 

-125 gr harina
-25 gr de cacao en polvo
-150 gr de azúcar 
-250 gr de chocolate para fundir
-150 gr de mantequilla 
-8 huevos medianos
-moldes de aluminio desechables 

Preparación: 

Batimos los huevos con el azúcar, con unas varillas.

Mientras deshacemos el chocolate troceado y la mantequilla, al baño María o en el microondas. Dejamos entibiar. 

Mezclamos la mantequilla y el chocolate deshecho junto con nuestra mezcla de los huevos y el azúcar, y removemos bien. 

Agregamos la harina y el cacao y mezclamos bien.

Preparamos nuestros moldes de aluminio untándolos bien con mantequilla y espolvoreándolos con cacao para que luego nuestros coulants se desmolden fácilmente (a mi me salieron unos doce). 

Los llenamos 3/4 de su capacidad y los llevamos al congelador por lo menos una hora. Pasado este tiempo, sacamos los que vayamos a consumir y el resto los dejamos en el congelador hasta que los necesitemos otro día. 

Precalentamos el horno a 180. Introducimos los coulants y los cocemos 12 minutos, aunque como siempre os digo cada horno es un mundo, así que para comprobarlo, hacéis primero uno y comprobáis el resultado. 

Cuando el coulant está hecho se infla por el centro. Los sacamos del horno con cuidado de no quemarnos. Cortamos el molde y servimos. 

Los podéis acompañar con un poco de helado, nata, fruta ....


21 abr. 2016

kanelboller

Poco nos queda ya, al parecer, de encender el horno todos los fines de semana. Es llegar el mes de junio y despedirse de él hasta por lo menos finales de septiembre. 

Cuando empieza el buen tiempo apetecen cosas frescas y cocciones fáciles, de aquellas que te permiten pasar horas y horas en la playa, paseando o en el campo. 

Pero todavía estamos a principios de primavera y lo mismo tienes un día buen tiempo y al siguiente diluvia lo suficiente como para creas que vuelve el invierno. 

Así que aprovecho estos días para probar cosas nuevas.

Por eso en cuanto vi la receta de los kanelboller sabía que los iba a probar.

Es curioso, porqué a mi siempre me ha gustado comer y probar todo tipo de alimentos, pero nunca he sido mucho de especias. Supongo que porqué ni en la cocina de mi madre, ni de mi abuela, ni de mis tías se han hecho servir.

Pero te aseguro que te estás perdiendo algo si no las pruebas en tu cocina. 








Cuando metes estos bollos de canela en el horno, te das cuenta de que en tu casa no se necesitan ambientadores. 

Recuerdas cuando éramos pequeños, aquellos dibujos animados, donde las señoras ponían los pasteles a enfriar en la ventana?? pues más o menos lo mismo, eres casi capaz de ver el aroma de los bollos extenderse por toda la casa.



Y si encima puedes aprovechar y llevártelos al lago de merienda ni te cuento. 


Aunque realmente no es un lago!! En medio de l'Empordà y muy cerquita de la playa, hay un centro de Sky acuático!! Y en invierno las instalaciones están cerradas, pero si eres respetuoso puedes entrar y disfrutar de una tarde maravillosa. Y mejor no te hablo del atardecer!!



La receta es fácil pero necesita tiempo. 

Ingredientes (para un porrón de bollos!!)

Masa:

600 gr. de harina de trigo
100 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
100 gr. de azúcar
325 ml de leche
35 gr. de levadura fresca
1 cucharaditas de cardamomo molido
1/2 cucharadita de sal


Relleno:

120 gr de mantequilla a temperatura ambiente
60 gr de azúcar
4 cucharaditas de canela en polvo
1/2 cucharadita de cardamomo en polvo


Para pincelar:

1 huevo
azúcar


En un cazo disponemos la leche y la mantequilla hasta que se haya derretido. La dejamos entibiar. Cuando ya no esté caliente desmenuzamos la levadura y la disolvemos bien.

A continuación agregamos el azúcar, el cardamomo y la sal, lo mezclamos todo bien.

Esta mezcla líquida la llevamos en un bol grande, para poder ir incorporando la harina por partes hasta que esté totalmente integrada. Nos quedará una masa lisa y suave.

La dejamos reposar durante una hora, y veremos como duplica el tamaño.

Aprovechamos el levado para preparar el relleno.

Mezclamos todos los ingredientes hasta que estén totalmente ligados. Reservamos.

Precalentamos el horno a 250º

Cuando nuestra masa ya haya levado, enharinamos nuestro espacio de trabajo y desgasificamos (quiere decir apretar la masa con las manos para que salga el aire) y la estiramos con un rodillo hasta conseguir una forma rectangular.

Extendemos el relleno por toda nuestra masa y doblamos la masa sobre si misma. Cortaremos tiras de unos 2 cm de ancho.

Ahora llega el momento divertido de darle forma. Solo hay que enrollarlas alrededor de los dedos en forma de espiral. El rabito que sobra se tiene que colocar en el circulo interior, para que parezcan bollos y no donuts.

Como hay que dejarlos reposar unos veinte minutos, los disponemos en una bandeja con papel del horno y los tapamos con un trapo limpio.

Cuando ya han levado, los pincelamos con huevo, con cuidado de no pincharlos y le espolvoreamos un poco de azúcar humedecida previamente con agua, para que queden como grumitos.













Los llevamos al horno y en 10 minutos estarán listos para comer!!


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...