8 nov. 2017

Y volver ... Pastel de manzanas con queso de cabra, colaboración CharHadas...


Así hasta el infinito. Y es que han pasado tantas cosas desde la última vez que publiqué en el blog, que no se ni por donde empezar. 

Este ultimo trimestre del año está lleno de planes emocionantes y colaboraciones con gente bonita. 


Una de las más importantes ha sido la nueva celebración del Atelier-Bistrot. Esta vez y junto a Marta, que me ha ayudado a dar el salto y salir de mi zona de confort, lo he celebrado en Ginebra. En breve, publicaré el post donde os lo contaré todo. 












También hemos celebrado el décimo cumpleaños de Marc y Adrià. Y es que diez años no se cumplen todos los días. Siempre es un lujo  celebrarlo acompañados de familia y amigos. Son de esos días agotadores pero que te vas a dormir con la sonrisa en la cara!










Una de las colaboraciones más especiales de este año ha sido con la revista CharHadas. Cuando Carmen   se puso en contacto conmigo para saber si me apetecía realizar una sesión de fotos y una entrevista para su revista no lo dudé ni un solo segundo.

Preparé tres recetas diferentes, y pasamos una mañana genial con Màrius y los niños, haciéndonos fotos y riendo mucho. 

Desde aquí quiero dar las gracias a todas las personas que colaboraron en esa sesión: 

Carla de La Tortuguita Blanca que siempre me ayuda muchísimo con la papelería. 
Mary de Esbolic que con sus textiles le dieron color a la sesión. 
Glòria de Pols Ceràmic que cada vez me enamora más con sus platos, boles, jarrones, jarras ... y así hasta el infinito!!
Mònica de Bons Focs que con sus panes cualquier comida es un manjar. Ojalá el olor traspasara la pantalla. 
Y por último a Oli de Ventalló que siempre nos apoyan en cualquier evento. 







Ésta es una de las recetas que se publicó en la revista y algunas de las fotos que ilustran la misma. 















PASTEL DE MANZANA CON QUESO DE CABRA Y CARAMELO SALADO 

Ingredientes (para un molde de 20 cm) 

160 gr. harina 
8 gr levadura en polvo 
3 gr. bicarbonato 
3 gr. sal 
125 ml de aceite de girasol 
125 gr de azúcar normal 
125 gr de azúcar moreno 
2 huevos grandes 
Una cucharada de extracto de vainilla 
125 gr. de crema agria 
1 manzana dulce 










Elaboración: 

Precalentamos el horno a 180 grados. 

En un bol tamizamos los ingredientes en polvo: harina, levadura, bicarbonato y sal. Lo reservamos. 

Pelamos y picamos la manzana a cubitos pequeños. 

En otro bol grande mezclamos con la batidora el azúcar moreno, el blanco y el aceite. Añadimos un huevo, batimos bien, y añadimos el siguiente y volvemos a batir. Ahora le toca a la vainilla. 

Incorporamos la crema agria y a continuación en dos tandas los ingredientes secos. Bajamos la potencia de la batidora y añadimos la manzana troceada. 

Engrasamos y enharinamos nuestro molde y le añadimos la mezcla. 

Horneamos durante 40 minutos y pinchamos con un palillo en el centro para comprobar que salga limpio. 

Sacamos del horno y dejamos entibiar en el molde. Lo dejaremos enfriar totalmente desmoldado en la rejilla. 

Dependiendo de los pisos que queráis que tenga el pastel tendréis que repetir esta operación. En mi caso fueron tres veces. 










Para la crema de queso: (relleno y cobertura de tres pisos) 

2 rodajas queso de cabra a temperatura ambiente 
400 gr de queso de untar a temperatura ambiente 
100 gr. de mantequilla a temperatura ambiente 
200 gr. de azúcar glas 

Le quitamos la corteza al queso de cabra y lo chafamos con un tenedor lo máximo que podamos para que no queden grumos. 

Lo ponemos en un bol junto con el queso de untar, la mantequilla y la mitad del azúcar. Batimos a conciencia con la batidora. Ahora toca probarlo y añadir más azúcar a nuestro gusto. Puede ser todo lo dulce que quieras, pero piensa que ya de por si el bizcocho con la manzana ya lo es. 

Reservamos nuestra crema en la nevera. 












Caramelo salado 

Ingredientes para medio litro 

350 gr de nata liquida 
300 gr de azúcar 
100 gr de mantequilla 
Una cucharadita de sal 

Elaboración : 

Ponemos la nata en un cazo y la llevamos a ebullición. Reservamos. 

En otro cazo ponemos la mantequilla y el azúcar y a fuego suave y sin dejar de remover se irá formando el caramelo. Hay que ir con cuidado porque puede salpicar y quema muchísimo. 

Cuando empieza a espesar veremos que podemos hacer ondas con la cuchara de madera y no desaparecen enseguida. 

Agregamos la sal y la nata con muchísimo cuidado, ya que crear un burbujeo muy fuerte. Hay que añadirlos poco a poco y con el cazo lejos del fuego. 
Volvemos a llevar el cazo al fuego medio, y aunque parece que haya momentos que el caramelo haya cristalizado, hay que seguir removiendo. Cuando esté totalmente ligado hay que dejarlo cinco minutos más en el fuego intentando que el fuego esté al máximo pero sin llegar a ebullición. 

Lo dejamos entibiar y lo pasamos a un bote de cristal para llevar a la nevera. Podemos usarla tanto en frío, quedará como una crema para untar, o bien en caliente que quedará líquida y perfecta para derramar por encima de nuestra tarta. Dura un par de meses en la nevera, aunque dudo que os dure tanto tiempo. 







MONTAJE DE LA TARTA 

Cogemos los tres bizcochos y le cortamos la parte superior para que queden igualados. Si tienes una lira será ideal ya que quedarán perfectos. 

Sacamos nuestra crema de queso. Un bizcocho, una capa de crema, un bizcocho una capa de crema. 

Cuando pongamos el bizcocho superior le pondremos una buena capa en la superficie y con la crema que nos sobre nivelamos los pisos, no ha de quedar perfecto, es un estilo más bien rústico. La dejamos enfriar un rato en la nevera. 

Antes de servir, vertemos el caramelo líquido por los bordes y la decoramos.







Espero que os guste!










Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...